ONG y empresas piden a Brasil metas climáticas "más ambiciosas" ante cumbre mundial

·2 min de lectura
Foto de archivo tomada el 15 de agosto de 2020, muestra una columna de humo que se eleva de un fuego encendido ilegalmente en una reserva de la selva amazónica, al sur de Novo Progresso, en el estado de Pará, norte de Brasil.

Una coalición de 230 organizaciones ambientalistas y empresas brasileñas del agronegocio quiere que el país recupere su liderazgo en el combate contra el cambio climático y pidió al gobierno presentar metas "más ambiciosas" en la cumbre mundial sobre el clima del 22 y el 23 de abril.

La Coalición Brasil Clima, Selvas y Agricultura, que reúne también a representantes del sector financiero y del mundo académico, envió una carta al gobierno de Jair Bolsonaro para pedirle un mayor compromiso en la reducción de los gases de efecto invernadero y medidas efectivas contra la deforestación ilegal, que alcanzó cifras preocupantes durante la actual gestión.

"Brasil es considerado un país clave en los esfuerzos globales para el equilibrio climático del planeta. Y ya demostró de lo que es capaz: entre 2004 y 2012, Brasil realizó la mayor reducción de emisiones de gases de efecto invernadero jamás registrada en un solo país, al reducir en 80% su tasa de deforestación", indicó la coalición en un comunicado.

"La deforestación es responsable del 40% de las emisiones del país", añadió el grupo.

Desde 2012, cuando llegó a su mínimo histórico (4.100 km2), la tala en la mayor selva del planeta viene aumentando.

En 2019 y 2020, coincidiendo con los dos primeros años del mandato de Bolsonaro, fue de 10.700 km2 y 9.800 km2 respectivamente, sus mayores niveles desde 2008, según datos oficiales.

La coalición promueve la producción agrícola y forestal sostenible y afirma que Brasil puede ayudar a "evitar futuras y trágicas pandemias como la que vivimos, fruto de zoonosis resultantes de la destrucción de ecosistemas".

Entre los signatarios figuran el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) e Imazon, así como al mayor productor mundial de carne JBS y grandes comercializadoras de granos como Cargill y Amaggi.

El ultraderechista Bolsonaro defiende la explotación comercial y energética de la Amazonía, califica de "cáncer" a las oenegés y acusa a otros países de querer apoderarse de las riquezas naturales de Brasil.

La cumbre virtual sobre el clima, convocada por el presidente estadounidense Joe Biden, espera la participación de los líderes de unos 40 países y tendrá como objetivo marcar el regreso de Washington a la primera línea de la lucha contra el cambio climático, después de que el gobierno de Donald Trump abandonara el Acuerdo de París.

Este acuerdo busca limitar el calentamiento global a 2º C por encima de los niveles preindustriales y continuar los esfuerzos para bajarlo a 1,5 ºC.

La llegada de Biden aumentó la presión sobre la política ambiental de Brasil, que retarda también la ratificación del acuerdo comercial firmado el año pasado entre la Unión Europea y el Mercosur, debido a la resistencia de varios países europeos.

mel/js/gma