Once de los condenados por las "black" recogen la orden de ingreso en prisión

José Antonio Moral Santín en una imagen de archivo. EFE/Archivo

Madrid, 11 oct (EFE).- Once de los condenados por el uso de tarjetas opacas de Caja Madrid han recogido hoy la orden de ingreso en prisión, como ya hicieran ayer el presidente de la entidad Rodrigo Rato y el exconsejero Estanislao Rodríguez Ponga.

Dos de los quince exdirectivos con penas superiores a los dos años recogerán dicha orden el próximo lunes: el exvicepresidente José Antonio Moral Santín, condenado a cuatro años, y el exconsejero Francisco Baquero Noriega, cuya pena es de tres años y dos meses.

De este modo, Rato -condenado a cuatro años y medio- y Rodríguez Ponga -tres años y dos meses- tienen hasta el 25 de octubre para ingresar en el centro penitenciario que elijan, en tanto que los once que han acudido hoy tienen hasta el 26, y Moral Santín y Baquero, si acuden el lunes, hasta el 29.

Este martes, la sección cuarta de la sala de lo Penal emitió un decreto de ejecución de sentencia, una vez que el Tribunal Supremo rechazó los recursos presentados por 60 de los 64 condenados por la Audiencia Nacional en febrero de 2017.

De ellos, quince recibieron penas superiores a los dos años de cárcel.

Además de Rato, Rodríguez Ponga, Moral Santín y Baquero Noriega, se trata de Antonio Romero Lázaro (PSOE) y Jorge Gómez (PSOE), ambos condenados a tres años y dos meses de prisión; José María de la Riva (PSOE), Rodolfo Benito (CCOO) y Gonzalo Martín Pascual (UGT) -tres años de cárcel-, así como Francisco José Pérez (PSOE), Miguel Ángel Abejón (UGT), Rubén Cruz (IU), Antonio Rey de Viñas (CCOO), Javier de Miguel (PP) y Ángel Gómez del Pulgar (PSOE) -dos años y medio-.

Entre los quince desembolsaron en distintos tipos de gastos personales -viajes, comidas, ropa, compras en supermercados, retiradas de dinero en efectivo- casi 2,9 millones de euros de los más de 12 millones que, según ambos tribunales, se sustrajeron del caudal de Caja Madrid y, más tarde, de Bankia.

Una vez recogida la orden de ejecución de sentencia, los condenados cuentan con diez días hábiles -son contar festivos ni fines de semana- para ingresar efectivamente en prisión.