¿Por qué la OMS quiere poner fin a las grasas trans en los alimentos?

Se suponía que 2023 iba a ser el año en el que las grasas trans desaparecerían de nuestra dieta. Sin embargo, todavía hay 5.000 millones de personas en todo el mundo que viven en países donde no están prohibidas ni reguladas. Estas grasas, que aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular, podrían ser el primer factor de riesgo en enfermedades no transmisibles eliminado en toda la historia. Lo explicamos.