Omo, la jirafa blanca única en el mundo

Es posiblemente uno de los animales más raros que existen y de hecho es la única jirafa blanca que se conoce. Se llama Omo, tiene unos 15 meses de edad y aunque fue vista por primera vez hace un año en Tanzania, los guardas y responsables del Parque Nacional de Tarangire le habían perdido la pista en estos últimos meses… hasta ahora.

Durante todo este tiempo el principal temor de los biólogos e investigadores que trabajan en el Parque, y tratándose de una jirafa joven que destaca entre el grupo, es que no hubiera sobrevivido a algún ataque de depredadores como los leopardos o los leones. Sin embargo Omo ha conseguido mantenerse con vida durante su primer año de vida y ahora sus posibilidades de supervivencia son mucho mayores.

En estos momentos la mayor preocupación de la jirafa es, desafortunadamente, el hombre ya que su llamativo color blanco puede convertirla en el objetivo de los numerosos cazadores furtivos que aún siguen haciendo de las suyas en estas reservas.

El nuevo avistamiento y las espléndidas fotografías recogidas han sido posibles gracias a la labor y cuidado que organizaciones como Wild Nature Insitute y su proyecto de conservación GIRAFFE llevan realizando durante años en la zona. El biólogo y antropólogo Derek Lee se encontró hace unos días con la bella jirafa blanca y tomó estas imágenes para alivio de muchos que ya la daban por perdida.

[Podría interesarte¿Qué ocurre cuando le das un dólar a un mono?]

Otra anécdota curiosa de esta jirafa es que su nombre “Omo” fue idea de uno de los guardas y proviene de una marca de detergente muy popular en Tanzania que al parecer lava muy blanco… Aun así, este nombre no parece convencerles demasiado y en el Parque están abiertos a otras sugerencias e incluso a hacer una votación.

Hay que aclarar al lector que no es una jirafa albina, sino leucística. Podemos aprovechar esta ocasión que nos brinda Omo y aclarar estos dos términos (albinismo y leucismo) que a menudo se suelen confundir pero que en realidad son diferentes.

El color blanco característico de estos animales, sobre todo aves, en el  leucismo consiste en una condición genética en la que el organismo sí produce melanina pero ésta no llega a las células (al contrario que el albinismo que directamente no produce melanina). Además los animales leucísticos no tienen mayor sensibilidad al sol y tampoco presentan ojos rojos., de hecho sus cuerpos pueden llegar a ser un poco más resistentes puesto que ese color blanco les protege más de la radiación solar que los tonos más oscuros.

Podéis encontrar más información en la web de Wild Nature Institute

[Si te ha interesado este artículo, no te pierdasLa genética de los “hombres record”]