Omella reprocha el "espectáculo de enfrentamiento" de los líderes políticos

Agencia EFE
·3 min de lectura

Madrid, 16 nov (EFE).- El presidente de la Conferencia Episcopal (CEE), Juan José Omella, ha reprochado el "espectáculo de enfrentamiento" de los líderes políticos en este tiempo "crucial" para España y ha dicho que no es momento de divisiones, sino de la unidad y de la buena política.

En su discurso inaugural de la Asamblea Plenaria, el primero para Omella desde que fue elegido presidente de los obispos, el arzobispo de Barcelona ha advertido de que es de tal envergadura el trauma que está impactando en la sociedad y el "espectáculo del enfrentamiento casi continuo de los líderes políticos, que corremos el riesgo de dar pábulo a la desesperanza".

Omella ha comenzado sus palabras recordado a todas las personas que han fallecido como consecuencia de la covid-19 y ha expresado su solidaridad con quienes están sufriendo las consecuencias económicas, sociales y laborales provocadas por la pandemia.

"La situación que vivimos está sometiendo a la sociedad a un intenso estrés que agudiza las diferencias entre unos y otros. Ante el riesgo de que aflore el resentimiento y la división, debemos potenciar la comunión para vencer este desafío que no es solo sanitario, sino también económico, social, político y espiritual", ha apostado.

Por eso, ha reprochado la actitud de la clase política y ha advertido de que no es momento de divisiones, ni de dejar que los "brotes populistas irresponsables e ideológicos traten de colarse", y ha apostado por trabajar unidos y mirar a largo plazo "liberándonos del cortoplacismo de las elecciones o de la bolsa".

"Es el momento de la unidad y de la buena política, aquella que vela por el respeto a la persona humana y trabaja incansablemente por el bien común", ha aseverado.

Ante esta situación de "emergencia nacional y mundial", el cardenal Omella ha hecho un llamamiento a "evitar tensionar más la sociedad política con cuestiones que no sean prioritarias o que requieran de un debate sereno y profundo".

Sin referirse a ninguna medida en concreto, el presidente de la CEE ha instado a evitar "distracciones inútiles y polarizadoras" que no conducen a la solución de la crisis y ha urgido a encontrar soluciones que ayuden a salir a flote a las familias que se están hundiendo y a los empresarios que no tienen más remedio que cerrar sus negocios.

Sobre las políticas del Ejecutivo, ha advertido de que la mejora de las instituciones no pasa por el "borrón y cuenta nueva", ni por romper radicalmente el consenso, sino por trabajar unidos para mejorar y potenciar el actual sistema democrático.

En este sentido, ha valorado el espíritu de concordia de la Transición que desembocó en un gran acuerdo nacional. "Hemos de preservar la memoria de ese legado que forma parte de lo mejor de nuestra historia para que los españoles podamos seguir construyendo juntos un proyecto digno de futuro".

"No caigamos en el virus de una polarización que haga imposible tender la mano, e incluso dialogar con el que piensa diferente", ha pedido.

(c) Agencia EFE