La OMC pacta levantar las patentes de vacunas contra el Covid-19, pero hay excepciones

·4 min de lectura

La Organización Mundial del Comercio aprobó por consenso suspender temporalmente las patentes de las vacunas anticovid. Esto significa que los países en vía de desarrollo podrán fabricar vacunas durante cinco años sin el consentimiento del titular de los derechos de las patentes. Sin embargo, quedaron por fuera tratamientos y diagnósticos, por lo que grupos de defensa de la suspensión de patentes dicen estar decepcionados con lo pactado.

Luego de 20 meses de negociaciones, los 164 miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) acordaron este 17 de junio, por primera vez en el seno de la organización, suspender las patentes de las vacunas anticovid. El pacto permitirá solo a los países en vía de desarrollo fabricar vacunas por cinco años -a partir de hoy- sin pagar regalías.

La declaración, pactada en la XII Conferencia Ministerial de la OMC en Ginebra, que finalizó con otros seis acuerdos en materias igual de urgentes, señala que se “autoriza el uso, sin consentimiento del titular de los derechos" de las patentes necesarias para producir y suministrar esas dosis, incluyendo ingredientes y procesos.

Lo firmado incluye la tecnología del ARN mensajero, una novedad científica que propulsó los tratamientos contra la pandemia. Pero la pregunta que queda después de lo pactado es si el levantamiento de las patentes no llega demasiado tarde.

A mediados de junio ya se habían producido cerca de 14.000 millones de dosis en todo el mundo, según el gabinete de análisis de datos científicos Aifinity. Y algunos productores, como el Serum Institute of India, decidieron incluso interrumpir su producción ante la falta de demanda.

"Simplemente es demasiado tarde" para que se abran nuevas fábricas, opinó el ministro indio de Comercio en la OMC, Shri Piyush Goyal.

No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS), expone que el 60% de la población mundial ha recibido dos dosis de vacuna anticovid y que la situación es muy desigual. En Nigeria solamente ha sido vacunada el 8% de la población, menos del 5% en Camerún, el 17% en Libia.

Según Tendayi Achiume, relatora especial de la ONU sobre discriminaciones, “el statu quo actual equivale a un sistema de apartheid vacunatorio".

Más dudas sobre el verdadero alcance de la media

En el texto final quedaron por fuera los tratamientos y los diagnósticos contra el Covid-19, algo que los observadores atribuyen a la presión de potentes sectores farmacéuticos de la Unión Europea (UE), Suiza y Reino Unido. No obstante, los miembros de la OMC fijaron para dentro de seis meses un análisis que permita definir si amplían o no a estos productos.

Que el acuerdo no incluyera otras herramientas para luchar contra el Covid-19, entre ellos, tratamientos y pruebas, chocó en los grupos de defensa de la suspensión de las patentes que argumentan que no se ha ido lo suficientemente lejos y que la medida podría causar más perjuicios que beneficios.

Médicos Sin Fronteras, organización de acción médico-humanitaria, calificó el pacto de "un fracaso global para la población de todo el mundo".

"Estamos decepcionados de que no se haya podido alcanzar una verdadera derogación de la propiedad intelectual (...) que cubra todas las opciones médicas contra el Covid-19, en todos los países", añadió Christos Christou, presidente de Médicos sin Fronteras, en un comunicado.

Por su parte, Max Lawson, jefe de política de desigualdad de Oxfam y copresidente de la Alianza Popular para la Vacuna, señaló que "la conducta de los países ricos en la OMC ha sido totalmente vergonzosa" y añadió que la UE, Estados Unidos, Gran Bretaña y Suiza bloquearon un texto más fuerte.

"Este llamado compromiso reitera, en gran medida, los derechos existentes de los países en desarrollo para anular las patentes en ciertas circunstancias", dijo Lawson.

Las grandes compañías farmacéuticas no estaban contentas con la aprobación de la exención de vacunas, argumentando que envía un mensaje negativo a los investigadores e innovadores que desarrollaron vacunas contra el Covid-19 con una velocidad asombrosa.

Thomas Cueni, director general de la Federación Internacional de Asociaciones y Fabricantes de Productos Farmacéuticos (IFPM) y quien rechaza la exención y aboga por mantener los actuales monopolios, dijo que esta “decisión socava las asociaciones de fabricación en todos los continentes".

Antes de estas reacciones, la directora general de la OMC, Nzogi Okonjo-Iweala, que asumió el cargo hace 15 meses, dijo que la renuncia a las protecciones de propiedad intelectual de las vacunas "contribuirá a los esfuerzos en curso para concentrar y diversificar la capacidad de fabricación de vacunas y así una crisis en una región no deje a otras aisladas”, explicó durante la clausura la XII Conferencia Ministerial de la entidad.

Mientras tanto, la secretaria de Comercio de EE. UU., Katherine Tai, afirmó que el acuerdo logrado en la OMC, algo que Washington pedía desde mayo del año pasado, es un “resultado concreto con el fin de proveer con más vacunas seguras y efectivas a los que más las necesitan (…) y facilitará la recuperación sanitaria global" tras la pandemia, destacó Tai.

Esta propuesta fue hecha inicialmente por India y Sudáfrica en octubre de 2020 y luego obtuvo, de manera paulatina, el patrocinio de la mayoría de los países en desarrollo, hasta su aprobación este viernes, casi dos años después.

Con AFP, EFE y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente