El ombudsman de Guatemala ve esperanza para la justicia en el triunfo de Biden

Agencia EFE
·4 min de lectura

Guatemala, 14 ene (EFE).- El ombudsman de Guatemala, Jordán Rodas, uno de los principales contrapesos del poder en el país centroamericano, advierte que el inminente cambio de autoridades en Estados Unidos será un aleteo de mariposa para la justicia guatemalteca.

Desde su despacho en la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), donde le resguarda una preciada colección de tableros de ajedrez artesanales en su antesala y un muro estampado de memes y caricaturas políticas al otro extremo, el magistrado de conciencia prevé que Guatemala será impactado "positivamente" por el triunfo electoral del exvicepresidente estadounidense Joe Biden.

"Guatemala no es una isla (...) tenemos que estar conscientes que el cambio de autoridades en EE.UU. va a ser importante para el rumbo del país. El triunfo de Biden y la mayoría de los demócratas en el Congreso y Senado (...) hacen una apuesta a la lucha contra la corrupción", afirmó en una entrevista con Efe.

Rodas reconoce que en los últimos meses ha habido "pronunciamientos importantes del Departamento de Estado de EE.UU. que son alentadores", con respaldos a actores clave en la lucha anticorrupción como el jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), Juan Francisco Sandoval, quien ha luchado por darle continuidad al trabajo que dejó la extinta Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), auspiciada por las Naciones Unidas.

Una "visión externa" sería la solución para afrontar los tres principales flagelos del país: la desigualdad, la discriminación y el racismo y, por supuesto, la corrupción, asegura el procurador. Sin embargo, de un año después de la salida de la CICIG en septiembre de 2019, los poderes ocultos mantienen en jaque al Estado de Derecho, articula.

UNA DUCHA DE REALIDAD

Jordán Rodas admite que el último año, el primero de la Presidencia del exdirector del Sistema Penitenciario Alejandro Giammattei, pareció "en realidad el último (de su mandato) por el desgaste" sufrido y tuvo "pocas diferencias" con el ocaso de su antecesor, Jimmy Morales, quien minó la lucha anticorrupción.

Llegado el primer aniversario del Gobierno de Giammattei este jueves, el ombudsman espera que el mandatario haga "un alto en el camino" para "reflexionar" y "darse una ducha de realidad, para saber qué es lo que en verdad pasa en el país".

Giammattei enfrentó apenas en el tercer mes de su mandato el inicio de la crisis sanitaria por la pandemia de la covid-19, que en más de nueve meses ha cobrado la vida de al menos 5.117 personas y ocasionado un acumulado de 145.986 contagios.

Esa crisis sanitaria pronto "pasó a ser una crisis humanitaria, porque derechos tan importantes como el de trabajo, el de nutrición y la educación, lógicamente, por el abordaje que se le dio, se vieron vulnerados", menciona el ombudsman.

Rodas también cuestiona el auxilio a la población por la pandemia. "Se anunciaron con mucha pompa diez proyectos para apoyar a la población, pero quedó en el ambiente una pregunta que hasta salió de las plazas para manifestarse: ¿dónde está el dinero?", cuestiona.

El año terminó en Guatemala con dos devastadoras tormentas tropicales, Eta e Iota, que dejaron 780 millones de dólares en pérdidas y 61 muertes y 99 desapariciones, y con una masiva manifestación en contra de Giammattei por la aprobación de un polémico presupuesto para 2021, provocando una crisis para el mandatario.

"Me preocupa mucho la gobernabilidad del país, porque Giammattei es el presidente que más ha caído (en popularidad) en el primer año de Gobierno. Tendría que tomar decisiones para un cambio de dirección, sería importante oxigenar su gabinete. Es inaudito e impresentable que esté aún el ministro de Gobernación (Interior), Gendri Reyes, bajo esa cartera tan importante. No entiendo por qué está en ese puesto", asegura.

ATAQUES EXTERNOS

Al igual que el fiscal Francisco Sandoval y otros actores molestos para el poder y la alianza oficialista en el Congreso, Rodas se ha convertido en un blanco de ataques. El abogado de 52 años de edad sonríe cuando recuerda que "en un momento casi que yo era el responsable de todo" en al país.

El ombudsman incluso guarda "como una medalla" apodos recibidos, como "Amparito" -en referencia a la solicitud de amparos legales-, como le llamó el expresidente Jimmy Morales, cuya palabra también fue utilizada por Giammattei en julio pasado, cuando pidió al procurador que "se ponga a trabajar".

Sobre una posible candidatura a un puesto público en el futuro, Rodas dice que "de momento no hay nada concreto al respecto", mientras reitera su apreciación por Quetzaltenango, la segunda ciudad del país y donde está su hogar, a la espera de concluir su mandato en agosto de 2022.

Mientras tanto, seguirá en resguardo de los derechos humanos en Guatemala y expectante de la situación del Gobierno, incluido lo que tenga que decir el vicepresidente, Guillermo Castillo, un funcionario "valiente", dice, y quien está "totalmente separado" de Giammattei.

Emiliano Castro Sáenz

(c) Agencia EFE