Olvida la moto de agua, cómprate una que vuele

El prototipo del Kitty Hawk Flyer en pleno vuelo. (Crédito imagen: Kitty Hawk).


Cuando yo era niño, a finales de los 70, imaginaba un futuro asombroso en el que todos viviríamos en rascacielos, pasaríamos las vacaciones en Marte y – por supuesto – iríamos a trabajar todos los días en un coche volador. Crecer y decepcionarse fue todo uno, no hay ni rastro de la Metrópoli que soñó Fritz Lang, Marte sigue siendo un lugar visitado solo por robots, y el coche volador…. ¡vaya! Parece que por fin hay buenas noticias al respecto.

Imaginate la escena. Eres estadounidense, vives en un área ultracongestionada y necesitas moverte entre dos puntos costeros alejados unos pocos kilómetros. ¿Ir en barca o moto acuática? No, el mar está muy picado y resulta peligroso. ¡No pasa nada! Te subes a tu Kitty Hawl Flyer y le dices a tu cita: “espérame unos minutos, voy volando”.

¿Pero esto existe? Sí, y uno de los fundadores de Google, el archimillonario Larry Page, está detrás del primer prototipo, que acaba de surcar los aires sobre las aguas de un lago situado a unos 160 kilómetros al norte de San Francisco.

Se llama Kitty Hawk Flyer, y es una aeronave totalmente eléctrica que ya ha sido probada, declarada segura y por tanto autorizada a operar en los Estados Unidos. La FAA (autoridad regulatoria en cuestiones aeronauticas en aquel país) le permite volar en la categoría de ultraligeros. La primera versión, que es la que podéis ver en el vídeo bajo estas líneas, está preparada para un solo ocupante y vuela específicamente sobre agua, de ahí los flotadores sobre los que se posa y desde los que despega verticalmente. ¿Lo mejor? No necesitas licencia de piloto y aprendes a manejarlo en solo unos minutos.

Por desgracia no he encontrado información sobre el precio, hay que tener en cuenta que este aparato que vemos volando es simplemente un prototipo. No obstante, pese a que el concepto de coche volador lleva en la imaginación de muchos desde hace décadas, parece que los nuevos avances en tecnología de baterías y la llegada de los drones automáticos están acercando – por fin – su llegada a los mercados.

Como en el caso de los coche eléctricos, el gran problema al que se enfrenta este vehículo eléctrico está en que las baterías recargables siguen siendo poco eficientes para vuelos largos. A parte de esto, cuando lleguen las versiones para tierra deberán solucionarse otros problemas como dotar a las ciudades de lugares para aterrizar, gestionar con seguridad hileras de vehículos en vuelo bajo, cómo evitar colisiones, qué hacer en caso de avería, etc.

Sea como sea, confieso que pagaría un buen dinero por darme una vuelta en un Kitty Hawk Flyer este verano en alguna playita del Mediterráneo. Después de todo, las motos de agua están ya muy vistas.

Me enteré leyendo Appleinsider.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines