Olivenza, la localidad española reclamada desde Portugal

·4 min de lectura

Cuenta con apenas 12.000 habitantes y se encuentra a una decena de kilómetros de la orilla oriental del río Guadiana, que ejerce como frontera natural entre España y Portugal, pero Olivenza, localidad española durante los últimos 200 años, tiene un pasado en común con los portugueses. 

Y es que esta localidad perteneció durante más de cinco siglos a la corona lusa y todavía hoy en día es reclamada por una parte de su población.

Localidad de Olivenza, en la provincia con Portugal. (Getty Creative).
Localidad de Olivenza, en la provincia con Portugal. (Getty Creative).

Para conocer el origen de esta historia hay que retroceder mucho en el tiempo, concretamente hasta el año 1230, cuando el rey de León, Alfonso IX, tras conquistar Badajoz, recompensó a los templarios con varios enclaves y así se creó la encomienda de Olivenza, erigiendo un templo a Santa María y levantando un castillo que hoy en día continúa siendo el gran símbolo de la localidad.

Sin embargo, dado su valor estratégico, justo en la frontera con Portugal, los templarios fueron desalojados poco después y en 1297, mediante el Tratado de Alcañices, el territorio pasó a formar parte de la corona lusa tras ser cedido por el rey castellano Fernando IV. 

Durante las siguientes décadas, la aldea se convirtió en villa, se reconstruyeron las fortificaciones templarias y los portugueses dotaron a Olivenza de varias importantes construcciones defensivas, como la torre del homenaje del alcázar o un espectacular puente sobre el Guadiana (Puente de Ajuda) en 1509 que unía la localidad con el resto de Portugal salvando el río.

Pocos años después se produjo la unión entre las coronas de España y Portugal tras el problema en la descendencia de los segundos y Felipe II se convirtió en rey de ambos territorios, así como de sus colonias exteriores. Así fue durante 60 años (1580-1640), sin embargo, Portugal finalmente obtuvo su independencia y acabó así la Unión Ibérica. En esta época, sin embargo, Olivenza pasó brevemente a manos españolas. 

En 1657 fue conquistada por el Duque de San Germán, aunque fue devuelta solo once años después tras firmar ambas naciones el Tratado de Lisboa, en el que por ejemplo Ceuta pasaba a estar controlada por España a cambio de permitir la independencia lusa.

El siguiente salto en el tiempo es apenas unas décadas después. En 1709 España estaba inmersa en un importante conflicto bélico, la Guerra de Sucesión tras la muerte de Carlos II sin descendencia, y el Puente de Ajuda fue volado por los aires por las tropas castellanas para impedir la intervención portuguesa en el enfrentamiento.

El Puente de Ajuda, destruido sobre el río Guadiana. (Getty Creative).
El Puente de Ajuda, destruido sobre el río Guadiana. (Getty Creative).

Este hecho tuvo unas consecuencias muy importantes, ya que el territorio quedaba completamente aislado del resto de Portugal y la única forma de acceder a él era a través de territorio español, convirtiéndose Olivenza en un exclave.

Lógicamente su situación lo hacía extremadamente vulnerable y las dificultades logísticas para defender este lugar eran enormes. En 1801, durante la Guerra de las Naranjas, que enfrentaba a Francia y España con Portugal por su apoyo a Inglaterra, las tropas españolas cercaron la localidad que terminó rindiéndose sin resistencia.

De España desde entonces

El Tratado de Badajoz del 6 de junio certificaba que España la incorporaba formalmente a la soberanía española después de casi 500 años prácticamente ininterrumpidos en manos portuguesas.

La derrota de Napoleón pudo cambiar el destino de Olivenza. En 1815 en el Congreso de Viena, las potencias que habían vencido al general francés animaron a que la localidad fuera devuelta a los portugueses. Sin embargo, la ocupación lusa del actual territorio de Uruguay, que estaba en poder español, hizo imposible la restitución y así ha seguido hasta el día de hoy.

Desde entonces la cuestión de Olivenza ha estado muy presente en Portugal. A día de hoy la asimilación española es total, aunque el pueblo sigue manteniendo sus raíces portuguesas. 

Además, la frontera entre ambos países permanece sin delimitar en este término municipal, lo que da idea de su unicidad, pero lo cierto es que Portugal no ha hecho demasiado por recuperar el territorio y solo algunos grupos irredentistas portugueses siguen reclamándolo.

Entrada a España cerca de la localidad pacense de Olivenza donde se puede leer
Entrada a España cerca de la localidad pacense de Olivenza donde se puede leer "Olivença é nossa, é Portugal" (EFE)

De vez en cuando se reabre brevemente el debate. Por ejemplo, en 2003 un informe de la CIA señaló el “potencial conflicto” que podría darse entre ambos países por Olivenza. Sin embargo, el propio ministro de Exteriores luso fue contundente y afirmó que “la cuestión está congelada y no debe reabrirse”.

En el año 2008 se produjo la Declaración de Olivenza según la cual se constituyó la primera Eurorregión ibérica que agrupa a varios municipios españoles y portugueses de la frontera con el objeto de presentar proyectos conjuntos en la Unión Europea.

Así pues el debate sobre Olivenza parece cerrado, especialmente en España, y hoy en día la localidad es un ejemplo perfecto de convivencia y diálogo de culturas y es sin duda la localidad más portuguesa que hay en suelo español.

EN VÍDEO I Un inmigrante caboverdiano se convierte en un héroe en Portugal tras rescatar a un hombre en el Tajo

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente