Olivenza, entre España y Portugal, pero apoya a la Roja en el Mundial

Por Bruno CRAVO
1 / 5
Entrada a España cerca de la localidad pacense de Olivenza donde se puede leer "Olivença é nossa, é Portugal"

"Olivenza es nuestro, es Portugal": el grafiti sobre la señal que marca la frontera luso-española recuerda los 500 años de historia portuguesa de este pequeño pueblo en los confines de Extremadura. Pasado a manos españolas, el viernes animará a la 'Roja' en el Portugal-España mundialista.

Arrebatado a Portugal en 1801, Olivenza (u Olivença en portugués) debería haber sido devuelto tras la ratificación del congreso de Viena de 1817, pero la ciudad nunca fue restituida por Madrid, que la sigue administrando dos siglos después.

Periódicamente, Lisboa reivindica sus derechos sobre esta pequeña municipalidad de 12.000 habitantes, situada a orillas del río Guadiana.

"La posición del gobierno español debe ser firme para que España se decida por fin a reconocer a Olivenza como portuguesa", explica a la AFP el antiguo parlamentario José Ribeiro e Castro, impulsor de una ley que da acceso a la nacionalidad portuguesa a los oliventinos desde 2014.

En el centro de la ciudad, la iglesia de estilo "manuelino", arquitectura con gran abundancia de motivos típicamente portugueses, es vecina del ayuntamiento, donde luce un escudo luso esculpido en la fachada. Pero, las autoridades se desmarcan de este contencioso territorial.

"Trabajamos por lo que nos une, no por lo que nos separa", declara a la AFP el alcalde socialista Manuel Andrade.

"Se cometieron algunos errores en el pasado, pero hoy haber festejado el día de Portugal el 10 de junio por tercer año consecutivo dice mucho", añade.

- 'Sin fronteras' -

Para describir su pueblo, este regidor de 36 años y pelo engominado, habla de un lugar "único" y "sin fronteras", asegurando que "los portugueses se sienten como en su casa en Olivenza".

Y sus preferencias son claras: "Si España no gana el Mundial, me gustaría que fuese Portugal", dice con una sonrisa.

La mezcla de culturas en Olivenza la encarna Ana Márquez, miembro del grupo folclórico bilingüe Acetre.

"Está este pasado, esta 'saudade' (melancolía) portuguesa, pero en Olivenza somos igualmente españoles. La doble nacionalidad es lo que soy, siempre supe que una parte de mí era portuguesa", dice a la AFP esta oliventina, que forma parte de los primeros habitantes en haber conseguido el pasaporte portugués en diciembre de 2014.

Con su voz tranquila, pero vibrante cuando toma el micro para entonar algunas estrofas, esta joven morena de 37 años canta su amor por la cultura lusitana. Pero, aún así, la 'Roja' sigue siendo su primera opción.

"Cuando Portugal ganó la Eurocopa, me alegré y en casa lo festejamos como si hubiera sido España. En el Mundial, supongo que apoyaré más a España, pero estaré igual de contenta si gana Portugal. Me gustaría un empate", dice esta profesora de inglés y portugués.

- ¿Cristiano o la 'Roja' ? -

En el Olivenza Fútbol Club, modesto club que lucha cada año por mantenerse en tercera división, la 'Roja' es la elección casi unánime.

"Estoy con España para este partido, pero Portugal es un pueblo vecino, así que en todos los demás casos apoyo a Portugal", dice José Silva, presidente del equipo, con una voz ronca y fuerte acento extremeño.

El dirigente, de 55 años, apodado 'El Cigarrón', pronostica además una victoria española 2-1.

A la hora del calentamiento en un complejo deportivo moderno con los muros blanqueados con cal, Christo Helguera duda entre su pasión por el Real Madrid y su amor por la estrella portuguesa del club español, el cinco veces Balón de Oro, Cristiano Ronaldo.

"Cristiano es el jugador más importante, quiero que España gana 2-1, pero con un gol de Cristiano", dice este jugador de 24 años.

Un solo miembro va contracorriente: José Bastos, joven árbitro portugués del equipo, que no abandonaría por nada a los campeones de Europa.

"Será un partido difícil, España tiene una gran selección, pero nosotros también y por eso ganamos la última Eurocopa. Portugal va a ganar 2-1", asegura sin dudar a sus 18 años.

Para él, las bromas entre españoles y portugueses en Olivenza son el reflejo de la rivalidad entre Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, pero sea uno partidario de la 'Roja' o de la "Selecçao", "¡siempre es bien acogido en Olivenza!", concluye el joven portugués.