5 pruebas del gran engaño de los formatos "ahorro" del supermercado

Javier Sánchez
·5 min de lectura

Los supermercados se han convertido, desde el confinamiento, en nuestra segunda casa. En parte porque eran los únicos lugares a los que nos podíamos desplazar durante los complicados meses que nos tocó vivir en 2020. Los identificamos como sitios seguros, amables y felices en los que aprovisionarnos de viandas y chucherías que nos hicieran la vida más agradable. 

Y, pese a todo, también esconden trampas y subterfugios en forma de ofertas que solo lo parecen y que no lo son. Hace un par de años, la OCU lanzó una campaña llamada "¿Formato grande supone siempre un ahorro? #NoCuela" en la que llamaba a mirar con lupa las ofertas etiquetadas bajo la denominación "pack ahorro" o "pack familiar". Desde la OCU nos confirman que "el mensaje sigue siendo el mismo aunque no sean los productos detectados hace tiempo específicamente los que estén ahora en el mercado" y esto nos ha llevado a buscar nuevos ejemplos de estos casos en los que a los consumidores se nos da gato por liebre.

Los formatos grandes no siempre son los más baratos. Foto: Getty Creative
Los formatos grandes no siempre son los más baratos. Foto: Getty Creative

Formatos grandes... que salen más caros

Según la OCU, "no es raro encontrar un mismo producto en el supermercado en varios formatos diferentes" ya que las marcas responden así "a las necesidades de cada tipo de consumidor en base al número de miembros en la familia, sus preocupaciones medioambientales (son preferibles los productos con más contenido por cantidad de envase) o por una simple cuestión de almacenaje doméstico". El caso es que los formatos grandes suelen considerarse de ahorro y así lo publicitan muchos fabricantes.

La OCU denuncia que en algunos ejemplos, "el precio del formato grande no solo no es más barato, sino más caro". Por eso, antes de meter el producto en el carrito, conviene comparar su precio por unidad de medida (kilo, litro, por dosis, por rollo... en función del producto), que es un dato obligatorio, con el precio del formato teóricamente más caro.

El paquete ahorro de cápsulas de detergente, el más caro. Foto: Captura supermercado Alcampo
El paquete ahorro de cápsulas de detergente, el más caro. Foto: Captura supermercado Alcampo

Ejemplos de falsas promociones

Nos hemos lanzado a buscar ejemplos de esta práctica del "falso ahorro" y nos hemos encontrado unos cuantos. Uno de los ejemplos en los que el concepto "dosis" del que habla la OCU resulta más claro es en el detergente en cápsulas

Pues bien, resulta que en un supermercado online la realidad es que en el formato "ahorro" de 48 cápsulas el precio por dosis es superior al que nos encontramos en los formatos de 23 cápsulas (0,29 por dosis frente a 0,26). ¿Dónde está el ahorro que promociona el paquete?

El litro y medio de leche, más caro que el litro. Foto: Captura supermercado Carrefour
El litro y medio de leche, más caro que el litro. Foto: Captura supermercado Carrefour

Un ejemplo que ya apuntaba la OCU en 2019 es el de la leche. Aunque no se promociona como formato familiar o ahorro, podríamos pensar que el precio por un litro y medio de leche sería ligeramente inferior al de un litro. Pues no. Resulta que en el caso de la botella de 1,5 litros nos vamos hasta los 0,83 céntimos mientras que en el del tetra brik nos mantenemos en 0,79 céntimos el litro (o 0,76 si nos lo encontramos de oferta, como en este caso).

Ojo a los paquetes de pañales: más grande no significa siempre más barato. Foto: Captura supermercado Alcampo
Ojo a los paquetes de pañales: más grande no significa siempre más barato. Foto: Captura supermercado Alcampo

Vamos con los pañales: una fuente de preocupación (y de gasto) para cualquiera que tenga un bebé a cargo. Aquí no hay duda de que el ahorro se convierte en algo vital y podemos dejarnos llevar por el etiquetado, pero tampoco está de mal leer la letra pequeña. Como en este caso, en el que cada unidad del paquete de 88 unidades sale a 0,22 euros, una cantidad por debajo de los 0,29 euros que cuesta cada uno de los que vienen en el formato de 136 unidades. ¿Descuido? Quién sabe, hablando de pañales...

El asombroso caso del paquete grande más caro que el pequeño. Foto: Captura supermercado Carrefour
El asombroso caso del paquete grande más caro que el pequeño. Foto: Captura supermercado Carrefour

La jugada se repite en el cacao soluble más famoso de nuestro país. De nuevo nos topamos con que, en un supermercado online, y comparando la versión "original" de la marca, el precio por kilo del paquete de 760 gramos es más económico que el del llamado "formato ahorro" de 1,6 kilos. En el primer caso, cada kilo nos sale a 5,46 euros, mientras que en el segundo sube hasta los 5,72 kilos. Sin trampa ni cartón... ni grumitos.

En el caso del caldo de pollo, la diferencia es incluso más amplia. Foto: Captura supermercado Carrefour
En el caso del caldo de pollo, la diferencia es incluso más amplia. Foto: Captura supermercado Carrefour

Podríamos seguir reseñando ejemplos pero es que los hay en cualquier lineal del supermercado, ya sea la sección de alimentación, limpieza del hogar o cuidado personal. Pero aquí va uno de los más llamativos y que ya resaltaba en su día la OCU como uno de los más sorprendentes. El precio de un caldo de pollo preparado. En la versión "ahorro" el importe por litro es de 3,25 euros (3,10 en oferta", pero ojo porque en el tetra brik de litro y medio (originalmente de litro pero con un 50% más de producto) el importe del litro cae hasta los 2,34 euros. Aquí sí que la diferencia es de algo más de unos pocos céntimos... Lo mejor para evitarlo, invertir unos segundos en leer toda la información a fondo y no dejarnos llevar por reclamos del tres al cuarto.

Más historias que te pueden interesar: