La OIEA reitera sus alertas de posible accidente nuclear en la planta ucraniana de Zaporizhia

·3 min de lectura
AFP - ANDREY BORODULIN

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) informó el viernes 9 de septiembre de un "corte total de electricidad" en la ciudad donde se encuentra la central nuclear de Zaporizhia y advirtió de la posibilidad de un accidente. Al mismo tiempo, el jefe del operador ucraniano del sitio denunció violencia rusa contra el personal, citando torturas, asesinatos y secuestros.

"Esto es totalmente inaceptable. Esto no puede continuar", dijo el 9 de septiembre el director general del OIEA, Rafael Grossi, en un comunicado que viene acompañado por un mensaje en video, en el que pedía el "cese inmediato de los bombardeos en la zona" de la central nuclear de Zaporizhia.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) informó el viernes 9 de septiembre de un "corte total de electricidad" en la ciudad ucraniana de Energodar, donde se encuentra la central nuclear de Zaporizhia, por culpa de un bombardeo. Una situación que "compromete la seguridad de las operaciones", denunció la entidad.

Durante semanas, la confusión ha rodeado a la mayor central eléctrica de Europa, ocupada por tropas rusas, que ha sufrido múltiples ataques de los que Kiev y Moscú se acusan mutuamente.

"La infraestructura eléctrica que abastece a la ciudad ha sido destruida por los ataques a la central térmica, lo que ha provocado un apagón total de agua y electricidad", dijo Grossi, quien fue informado por los dos expertos de la ONU en el lugar.

"Dada la intensificación de los bombardeos, que son implacables, es poco probable que sea posible restablecer una energía fiable fuera de la planta", añadió el jefe de la OIEA, quien visitó el lugar a principios de septiembre.

El único reactor en funcionamiento podría cerrar

En estas condiciones, el operador ucraniano Energoatom está "considerando cerrar el único reactor en funcionamiento", que actualmente produce la electricidad necesaria para refrigerar el combustible nuclear y garantizar la seguridad del emplazamiento.

Si esto ocurre, todos los sistemas de la central tendrán que depender de generadores de emergencia alimentados por diésel, advirtió la agencia con sede en Viena.

Además, debido a las "dramáticas circunstancias a las que se enfrenta la población de Energodar", es posible que ya no se disponga del personal necesario para mantener la seguridad del lugar.

Pocos días después de un informe alarmista, Rafael Grossi reitera su preocupación: "Es una situación insostenible y cada vez más frágil".

"Una central nuclear nunca debe ser un instrumento de guerra. Su destino no debe decidirse por medios militares. Las consecuencias de acciones así son demasiado graves. El OIEA está en la central nuclear de Zaporizhia y puede facilitar la implantación de la zona. No hay tiempo que perder", concluyó.

Las tropas rusas tomaron el control de la planta el 4 de marzo. Cuenta con seis reactores nucleares, cada uno con una capacidad de 1.000 megavatios, unos 10.000 empleados que la operan, y producía el 20% de la electricidad de Ucrania antes de la invasión rusa.

"Los rusos buscan allí a los proucranianos y los persiguen"

En otra noticia de este viernes 9 de septiembre, el jefe del operador ucraniano de la central nuclear de Zaporizhia, Petro Kotin, denunció abusos perpetrados por las fuerzas rusas contra los empleados.

"Con la ocupación, se ha establecido gradualmente un régimen de acoso policial al personal. La situación es ahora muy difícil, con torturas, palizas y secuestros", dijo Kotine a la agencia de prensa AFP.

Afirmó que dos personas habían sido "golpeadas hasta la muerte" por las fuerzas rusas. "Un buzo fue capturado y terminó en el hospital inconsciente. Murió tres horas después", mientras que una bomba mató a otro empleado y a un conductor, continuó.

"Los rusos buscan allí a los proucranianos y los persiguen. La gente está psicológicamente destrozada", dijo también Petro Kotin. "No sabemos dónde están diez personas. Se los llevaron y desde entonces no tenemos información sobre su paradero", continuó.

Rusia niega sistemáticamente haber cometido abusos en Ucrania, acusando en cambio a las autoridades ucranianas de cometer crímenes contra la población, utilizando a los civiles como escudos humanos.

Con AFP, EFE y Reuters