El OIEA anuncia que la central nuclear de Zaporiyia vuelve a estar conectada a la red

·2 min de lectura
La central nuclear de Zaporiyia, en el sureste de Ucrania. (Photo: STRINGER/AFP via Getty Images)
La central nuclear de Zaporiyia, en el sureste de Ucrania. (Photo: STRINGER/AFP via Getty Images)

La central nuclear de Zaporiyia, en el sureste de Ucrania. (Photo: STRINGER/AFP via Getty Images)

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha confirmado este sábado que la ocupada central nuclear de Zaporiyia, en el sureste de Ucrania, vuelve a recibir electricidad de la red nacional, tras haber sido reparada una de las cuatro líneas de alimentación dañadas por los enfrentamientos bélicos.

Con ello, se ha reducido el riesgo de accidente nuclear, mientras continúan desconectados los seis reactores de la planta, que sigue así sin poder suministrar electricidad a otros, ha señalado el OIEA en un comunicado publicado en su página web.

“La línea de 750 kilovoltios (kV) restaurada suministra ahora a la mayor central nuclear de Europa -cuyo último reactor operativo se apagó el 11 de septiembre- la electricidad que necesita para la refrigeración del reactor y otras funciones esenciales de seguridad”, indica la nota.

Recuerda que tras perder la conexión a esa línea la planta había pasado a depender de la electricidad que producía y luego de las líneas de reserva.

“Con la reconexión de la línea principal ayer por la tarde, las tres líneas de alimentación de reserva se mantienen de nuevo en reserva”, señala la agencia nuclear de la ONU, que desde principios de este mes tiene dos inspectores estacionados en Zaporiyia.

“Las otras tres líneas eléctricas principales externas de 750 kV que se perdieron anteriormente durante el conflicto siguen sin funcionar”, añade.

El organismo internacional con sede en Viena destaca que, aunque siguen “en estado de parada fría”, los seis reactores de Zaporiyia requieren de suministro energético “para mantener las funciones de seguridad necesarias”.

En esa situación en la que está desde el 5 de septiembre, la central no suministra electricidad a hogares, fábricas y otras personas o entidades que dependen de ella.

Pese a mejorar su abastecimiento energético, la situación general de la planta atómica, ocupada desde marzo por el Ejército ruso y operada por personal ucraniano, “sigue siendo precaria”, pues está “en medio de una zona de guerra”, subraya en la nota el director general del OIEA, Rafael Grossi.

Grossi ha pedido establecer cuanto antes una zona de protección en torno a la instalación de Zaporiyia.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR