“Una oferta acompañada de amenazas”: las revelaciones de la demanda de Twitter a Elon Musk

·4 min de lectura
REUTERS - DADO RUVIC

La acción legal que instauró Twitter para obligar al multimillonario Elon Musk a cumplir su promesa de comprarla se resolverá en un pequeño pero poderoso tribunal de Delaware especializado en disputas comerciales de alto nivel. La compañía acusa al magnate de “hipócrita” y de “actuar de mala fe”.

En manos de un tribunal quedó el candidato al pleito empresarial más costoso de la historia reciente de Wall Street que enfrenta a dos pesos pesados: el considerado hombre más rico del mundo y una de las redes sociales más influyentes.

Mala fe, hipocresía, mal uso de información privilegiada y hasta amenazas, son apenas algunas en una larga lista de acusaciones con las que Twitter pretende demostrar que el magnate de autos de lujo Elon Musk incumplió ilegalmente su promesa de comprar la compañía.

Elon Musk desistió de la compra propuesta por 44.000 millones de dólares, marcando el punto de partida para una pelea jurídica que verá la luz en un juicio de cinco días en octubre.

En una demanda de 62 páginas, Twitter exige el cumplimiento del pacto y describe con lujo de detalles cómo se desarrolló un proceso que apenas duró tres meses pero que, así como comenzó mal, amenaza con terminar mal.

Lo que mal comienza…

Según consta en el documento judicial radicado en Delaware, en sus primeros coqueteos con Twitter, Elon Musk dejó claro que tenía en mente tres opciones: unirse a su junta directiva, privatizar a la red social o lanzar un competidor.

La primera opción fue rechazada y, entre las restantes, Musk pareció inclinarse por la segunda, aunque, según Twitter, vino acompañada de una amenaza: “Esta es mi mejor y última oferta y si no es aceptada, yo tendría que reconsiderar mi posición como accionista”.

Elon Musk tiene hoy el 9,6% de las acciones de Twitter, que lo convierte en el mayor socio individual.

Menos de tres meses después de realizar la oferta, el 8 de julio, Musk desistió de su intención de compra, argumentando que no ha obtenido suficiente información acerca de las cuentas falsas o “spam”, que Twitter calcula en un 5% del total de usuarios activos.

"Cuando el señor Musk comenzó a hacer preguntas, las respuestas que obtuvo fueron alarmantes", dijo recientemente Andrew Rossman, el abogado del magnate, mientras que Twitter añade que las “acusaciones no tienen mérito”.

En su demanda y en su informe de resultados del segundo trimestre de 2022, la red social acusa a Musk de haberles cargado la responsabilidad a los accionistas de la caída del precio en bolsa experimentada en las últimas semanas, además de su pobre desempeño financiero reciente.

Twitter sospecha que Elon Musk está encaminando todo hacia su tercera opción: crear su propio competidor, por lo que lo acusa de obtener, mediante presión, información clave como todos los tuits publicados y las tendencias de favoritos.

La multinacional defiende haberle dado acceso al empresario a más de 50 terabytes de datos sin procesar, “a pesar de que el acuerdo de fusión no requería compartir esta información”.

Guerra por Twitter… en tuits

Qué mejor escenario para esta disputa que Twitter. El también dueño de SpaceX ha usado su cuenta personal de más de 100 millones de seguidores para informar sobre cada paso, incluida su intención de “liberar a la red social”.

Pero Twitter cree que, por el contrario, ha utilizado este escenario para entorpecer el acuerdo de compra.

En su demanda, la multinacional aportó una serie de tuits en los que Elon Musk se “burla” del negocio con expresiones “despectivas”.

También fueron adjuntadas pruebas de que Elon Musk usaba tonos amenazantes con los directivos de Twitter. En una ocasión, la compañía pidió formalmente información sobre el estado de la financiación de Musk, a lo que él respondió:

“Para Musk, al parecer, Twitter, los intereses de sus accionistas, la transacción acordada, y el proceso judicial para hacerla cumplir, todo constituye una “broma elaborada”, es otro de los señalamientos de Twitter contra su adversario.

Un pequeño triunfo temprano para Twitter

Bastarán cinco días para que el tribunal especializado en pleitos corporativos de Delaware resuelva el espinoso caso.

La primera decisión de Kathaleen St. J. McCormick, una abogada graduada en Harvard que dirige el grupo de nueve jueces, fue fijar el juicio para octubre, desoyendo la solicitud del equipo legal de Musk de aplazarlo para febrero y acercándose más a Twitter que pedía adelantarlo para septiembre.

A la espera del juicio, por el momento se barajan tres opciones: que Musk pague la indemnización de 1.000 millones de dólares, que lo obliguen a consumar el acuerdo o que definan el asunto extralegalmente y no seguir adelante con el juicio. Twitter persigue lo segundo.

Con Reuters, AP, AFP, EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente