La OEA y la comunidad internacional descalifican las elecciones de Nicaragua

·3 min de lectura

En su asamblea general, los países de la Organización de los Estados Americanos adoptaron una resolución que critica la votación del 7 de noviembre y la victoria de Daniel Ortega. La OEA afirmó que las elecciones "no fueron libres, justas ni transparentes y carecen de legitimidad democrática", y que una "evaluación colectiva inmediata" de la situación en el país sera realizada este mes.

La reelección de Daniel Ortega para un quinto mandato en Nicaragua es ahora oficialmente condenada por la Organización de los Estados Americanos (OEA) y sus 34 miembros. Durante su 51 asamblea general, que tuvo lugar virtualmente, el órgano regional votó una resolución sobre “La situación en Nicaragua”, aprobada con 25 votos a favor.

A través de esta resolución, la OEA denuncia, entre otros, las numerosas encarcelaciones de políticos, empresarios, agricultores, estudiantes y periodistas que han hecho que las elecciones pierdan toda credibilidad.

Tras la detención de siete candidatos opositores, acusados de atentar contra la soberanía nacional, traicionar al país o de blanquear dinero, Daniel Ortega estaba seguro de ganar.

Una resolución que se suma a las expresiones de condena de la comunidad internacional

La Unidad Nacional Azul y Blanco, una organización opositora que forma parte de los movimientos de protesta nacidos en 2018, celebró al día siguiente esta descalificación por la OEA: “el reto en esta nueva etapa es lograr materializar este contundente rechazo al fraude perpetrado por Ortega en acciones concretas que logren el restablecimiento de la democracia en Nicaragua”.

Las fuerzas de oposición siguen pidiendo la inmediata liberación de todos los presos políticos, el restablecimiento de las libertades públicas vulneradas, el retorno seguro de las personas exiliadas, y la celebración de un nuevo proceso electoral.

Después del anuncio de la victoria del líder sandinista el domingo 7 de noviembre con el 74,9% de los votos, la comunidad internacional ya había rechazado de manera casi unánime el resultado de los comicios generales.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, había calificado la votación como una “pantomima electoral que no fue ni libre ni justa, y ciertamente tampoco democrática” horas antes de la publicación de los resultados.

Una declaración seguida rápidamente por las reacciones de los gobiernos de Costa Rica, Chile, Perú, Colombia, Uruguay y Panamá, que se negaron públicamente a aceptar los resultados.

El gobierno de Nicaragua rechaza las acusaciones de la OEA

El delegado de Nicaragua, Michael Campbell, fue el único de la OEA en votar contra la resolución que él calificó de “ilegal” e “inválida”.

“Hemos sido testigos de otro ataque contra el pueblo libre, digno y soberano de Nicaragua, que pasará a la historia como una de las peores agresiones contra la democracia” afirmó el representante nicaragüense en la 51 Asamblea General de la OEA.

El gobierno nicaragüense sigue celebrando el desarrollo de las elecciones con una participación superior al 65% de los 4,4 millones de votantes; sin embargo estas cifras son refutadas por los 1.450 observadores no oficiales movilizados en los colegios electorales. Pues la organización no gubernamental ‘Urnas Abiertas’ afirma, por su parte, que la participación alcanzó una media del 18,5% en Nicaragua.

Con AFP, EFE y Reuters.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente