Una “odisea” a contrarreloj para sacar de Afganistán a quienes más peligro corren

·6 min de lectura
Refugiados afganos llegan a Madrid el 24 de agosto de 2021. (Photo: Juan Carlos Lucas/NurPhoto via Getty Images)
Refugiados afganos llegan a Madrid el 24 de agosto de 2021. (Photo: Juan Carlos Lucas/NurPhoto via Getty Images)

Ignacio Rodríguez no ha descansado desde que el 15 de agosto los talibanes tomaron Kabul, la capital afgana. Como abogado y fundador de la organización sin ánimo de lucro 14 Lawyers, Rodríguez supo que no había tiempo que perder para intentar sacar al máximo número posible de personas vulnerables, así que puso en marcha toda una maquinaria que ahora exprime sus últimas fuerzas.

Rodríguez está detrás de decenas de tramitaciones de solicitudes para las evacuaciones desde Afganistán hasta España. “Ya no sé cuántos días llevamos con todo esto. En este tiempo ha pasado de todo, todo ha sido muy, muy complicado”, cuenta Rodríguez al teléfono horas antes de que se produjeran las dos explosiones en las inmediaciones del aeropuerto de Kabul que han matado a al menos 70 personas, y antes de que el Gobierno anunciara que da por terminadas las evacuaciones.

Estados Unidos, Reino Unido y Australia habían alertado del riesgo extremo de atentados terroristas en la capital, y los peores pronósticos se han cumplido. Las personas que han muerto y han resultado heridas en los ataques llevaban a sus espaldas horas y horas de angustia a la espera de poder escapar del país.

“Se han librado”

En el momento del atentado, un avión español despegaba del aeropuerto. En él iban el hermano y el sobrino de Nabil, un joven afgano de 26 años que vive en España desde hace cuatro.

“Se han librado” casi de milagro de las explosiones y ahora “están a salvo”, cuenta Iñigo de Angulo, amigo de Nabil, que describe como “una odisea” el periplo de la familia hasta llegar al avión.

Numerosos afganos esperan en torno al aeropuerto Hamid Karzai de Kabul, enseñando sus documentos y salvoconductos para lograr salir del país. (Photo: Haroon Sabawoon/Anadolu Agency via Getty Images)
Numerosos afganos esperan en torno al aeropuerto Hamid Karzai de Kabul, enseñando sus documentos y salvoconductos para lograr salir del país. (Photo: Haroon Sabawoon/Anadolu Agency via Getty Images)

Nabil trabajó como cocinero en la base militar española de Qala I Naw, por lo que solicitó ayuda para que su hermano y su sobrino pudieran venir a España. Su amigo Iñigo ha hecho de intermediario estos días para hacerles llegar los salvoconductos y hacerse eco de su caso a través de una petición en Change.org.

“Incluso los militares me conocen por aquí. Os amo”

H. —que prefiere no dar su nombre— y su familia también han esquivado el ataque por los pelos, y minutos antes de las 19 horas del jueves han aterrizado en Madrid. H. estudió Odontología en un año de intercambio en España y su familia pertenece a dos minorías especialmente amenazadas por los talibanes: los hazaras y los chiítas. Su padre, además, trabajó para el anterior Gobierno afgano y su hermana trabajó en el Ministerio de Salud Pública.

Los compañeros de universidad de H. en España no han parado hasta conseguir dar visibilidad a su caso, entre otras cosas a través de una petición en Change.org que han firmado más de 50.000 personas.

Lo que habéis hecho no se puede explicar con palabrasH., un joven afgano recién aterrizado en Madrid

Carlos Mourelles, uno de los impulsores, ha mantenido el contacto con su amigo H. estos días. Él le contó que el domingo llegaron al aeropuerto de Kabul, después de muchas dificultades y confusión, y ahora acaban de aterrizar en España. “Ha sido una semana muy caótica, pero ha merecido la pena”, resume Carlos.

Pese a la mala cobertura, Carlos ha recibido varios mensajes de H. desde el aeropuerto el Kabul. En el último que le envió antes de coger el avión, H. le daba las gracias. “Lo que habéis hecho no se puede explicar con palabras”, escribe en español el joven afgano. “Incluso los militares me conocen por aquí. Os amo”, dice, junto con emoticonos de corazones.

A su llegada a Madrid, H. también ha mandado un mensaje de agradecimiento a todos los que le han ayudado. “Nos habéis rescatado la vida. ¡Viva España!”, dice. La mediación de 14 Lawyers en su caso también ha sido clave.

Conseguir contactos de hasta debajo de las piedras

El abogado Ignacio Rodríguez explica que en muchas ocasiones el “gran problema” ha sido entrar al aeropuerto. “Ha sido complejísimo”, reconoce. “La división consular ha sido muy buena en la evacuación de salvoconductos, pero creo que se ha llegado tarde, porque desde hace 48 horas los talibanes están poniendo muchos problemas para acceder, aparte del embudo que ya existe en las puertas”, describe.

La tarea de Rodríguez ha pasado por varias fases, desde localizar a las personas que más riesgo corrían —por sus vínculos con la comunidad internacional y su defensa de los derechos humanos— hasta buscar contactos debajo de las piedras, ya fueran formales, informales, en la Embajada, en los Ministerios de Exteriores y Defensa o en el aeropuerto de Kabul.

La división consular ha sido muy buena en la evacuación de salvoconductos, pero creo que se ha llegado tarde

14 Lawyers se dedica a prestar apoyo a abogados y activistas en defensa de los derechos humanos, y en el caso afgano también han centrado ahí sus esfuerzos. Ignacio Rodríguez ha perdido la cuenta de los expedientes que han tramitado y de la cantidad de personas que han logrado salir de Afganistán gracias a ellos.

La organización confeccionó varias listas en las que incluyeron a colaboradores de las instituciones internacionales, jueces, fiscales, abogados y activistas altamente expuestos. Rodríguez calcula que al menos medio centenar de esas personas ya han sido evacuadas, pero la cifra es pequeña teniendo en cuenta que 14 Lawyers ha solicitado la tramitación de unos 150 expedientes que corresponden a unas 600 personas, pues cada expediente suele incluir a toda una familia.

Una familia afgana se abraza a su llegada a Torrejón de Ardoz, el 24 de agosto. (Photo: Diego Radames/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
Una familia afgana se abraza a su llegada a Torrejón de Ardoz, el 24 de agosto. (Photo: Diego Radames/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Según datos del Gobierno, las Fuerzas Armadas españolas han evacuado un total de 1.900 cooperantes afganos y familiares, que han llegado estos días al aeropuerto de Torrejón de Ardoz (Madrid).

Se calcula que, en total, desde el 14 de agosto algo más de 100.000 personas han logrado abandonar Afganistán en aviones militares de diferentes países, pero la cifra es ínfima en comparación con la gente que corre peligro bajo el régimen talibán, que no va a permitir más evacuaciones después del 31 de agosto, según ha acordado con Estados Unidos.

“Les dejamos muy expuestos”

Tenemos una lista de casi 80 jueces, fiscales y abogados altamente expuestos que, a día de hoy, no han conseguido acceder al aeropuerto”, cuenta Ignacio Rodríguez. “Es un drama. Estas personas son muy vulnerables, se comprometieron con su país porque se sentían amparadas por la comunidad internacional, apostaron por entrar en las instituciones que surgieron al amparo de la comunidad internacional y, ahora que nos vamos, les dejamos muy expuestos”, lamenta el abogado.

No tenemos ninguna fe en esta supuesta actitud reconciliadora y redentora de los talibanes

Rodríguez reconoce su tristeza y su desesperanza. “No tenemos ninguna fe en esta supuesta actitud reconciliadora y redentora de los talibanes, en absoluto”, lanza. “Somos muy pesimistas, ojalá nos confundamos, pero estoy convencido de que habrá una purga y se depurará a mucha gente”, advierte. “Esperamos las peores consecuencias”.

Varias familias afganas, a su llegada al aeropuerto de Torrejón de Ardoz.  (Photo: Diego Radames/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
Varias familias afganas, a su llegada al aeropuerto de Torrejón de Ardoz. (Photo: Diego Radames/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

A estas alturas, Rodríguez ve “imposible” sacar a todas las personas en riesgo en tan poco tiempo, y considera necesario que Estados Unidos “apure al máximo para que el 31 salga todo el mundo, y fuerce a los talibanes para que faciliten la entrada en los aeropuertos”.

Ahora, el objetivo de 14 Lawyers es “hacer la mayor presión posible para que, desde instituciones internacionales, se consiga traer a todos los abogados, juristas, jueces y fiscales en riesgo”, explica su fundador. “Seguiremos peleando por la salida de estas personas, porque no tenemos ninguna esperanza de que con el régimen talibán esté garantizada su integridad física”, concluye Rodríguez.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente