Ocho décadas después de la IIGM sigue la persecución y juzgando a exnazis nonagenarios

A inicios de 2018 se daba a conocer la noticia de que Oskar Gröning, de 96 años de edad, debería de ingresar en breve en prisión para cumplir la condena de 4 años que le había impuesto el tribunal de baja Sajonia que había juzgado en 2015 tras ser acusado de ser cómplice de no menos de 300.000 muertes durante la Segunda Guerra Mundial.

Gröning había prestado servicio en el campo de concentración de Auschwitz donde entró a trabajar en 1942 (con 23 años de edad) y había ejercido como administrativo (hay sobradas alusiones a él como ‘el contable de Auschwitz’).

Ocho décadas después de la IIGM sigue la persecución y juzgando a exnazis nonagenarios (imagen vía Wikimedia commons)

[Te puede interesar leer: El horror vivido en Auschwitz a través de los dibujos de un preso anónimo]

Pero esa pena impuesta por el tribunal no llegó a llevarse a cabo debido a que Oskar Gröning falleció el pasado 9 de marzo.

En los últimos años podemos encontrar que, a pesar de la cantidad de años que han pasado desde entonces, todavía sigue activa la búsqueda y localización de antiguos miembros de las SS, el ejército nazi o que hubieran tenido alguna participación activa en el genocidio llevado a cabo por el Tercer Reich.

Según van pasando los años cada vez son menos quienes quedan con vida y más ancianos son. Personas que han mantenido oculto su oscuro y sangriento pasado y que han llevado una vida lo más discreta posible para no llamar la atención.

En 2016, con el juicio a Reinhold Hanning (antiguo guarda de las SS en el campo de concentración de Auschwitz y a quien se le imputó el ser cómplice de la muerte de 170.000 personas) se tenía el convencimiento de que se trababa del último proceso por tal motivo que se llevaría a cabo. Fue condenado a cinco años de prisión pero no llegó a entrar en la cárcel debido a que falleció el 30 de mayo de 2017.

[Te puede interesar leer: El héroe que entró en Auschwitz por voluntad propia]

Pero días atrás se ha filtrado la noticia del apresamiento de un hombre de 94 años de edad (no se ha desvelado su identidad) que va a ser juzgado acusado de haber participado entre los años 1942 y 1943 en el asesinato, mediante la cámara de gas, de 13.335 personas.

Este exnazi nonagenario tenía 19 años de edad cuando ocurrieron los hechos y desempeñaba su labor como guardia de la SS en el mencionado concentración de Auschwitz.

Tal y como marca la ley alemana, a pesar de la edad del acusado, como éste era menor de edad cuando ocurrieron los hechos ha provocado que tenga que ser juzgado por la ‘Sala de menores’ de la Audiencia Provincial de Mannheim (al  suroeste de Alemania).

El fiscal designado para llevar el caso, Heiner Römhild, ha declarado que todavía no saben si llegaran a juzgar al nonagenario y desconocido acusado, en parte por su avanzada edad, además de asegurar no haber tenido conocimiento de lo que allí ocurría cuando lo destinaron como guardia a Auschwitz.

Por su parte, las organizaciones encargadas de perseguir y dar caza a antiguos nazis esperan que sí se le juzgue y condene, aunque son conscientes que no cumplirá la condena tal y como ha ocurrido con los otros casos.

Fuentes de consulta e imágenes: bbc / nytimes / playgroundmag / lemonde / Wikimedia commons

[Te puede interesar leer: Las sádicas y terribles mujeres a cargo de los campos de concentración nazi]

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines