OCDE: "Es posible que el mundo evite la recesión en 2023"

El más reciente informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) mejoró tímidamente sus perspectivas de crecimiento para 2022 y 2023, aunque advirtió que habrá una fuerte desaceleración, sobre todo en Europa.

El también conocido como “club de países ricos” entregó este martes 22 de noviembre un nuevo informe de perspectivas económicas, esta vez con sabores agridulces: aunque confía en que no habrá recesión mundial en 2023, sí vislumbra una significativa desaceleración frente al sólido 5,9% alcanzado en 2021.

La OCDE pronosticó que, obstaculizado por las altas tasas de interés, la inflación y la guerra de Rusia contra Ucrania, el crecimiento económico mundial se desaceleraría del 3,1% este año, un poco más de lo previsto en sus proyecciones de septiembre, al 2,2% el próximo año, antes de acelerarse al 2,7% en 2024.

"No estamos pronosticando una recesión, pero ciertamente estamos proyectando un período de debilidad pronunciada", dijo el jefe de la OCDE, Mathias Cormann, en una conferencia de prensa.

El bloque de 38 países cree que la desaceleración global afectará a las economías de manera desigual, con Europa como la más afectada, ya que la guerra de Rusia en Ucrania afecta la actividad comercial y provoca un aumento en los precios de la energía.

En vista del complejo panorama, la OCDE considera prudente que los bancos centrales sigan elevando sus tasas de interés, como una manera de desacelerar el consumo y ayudar a bajar lo precios de la canasta familiar.

El Fondo Monetario Internacional también ha sido partidario del incremento de tasas, pero no así el Banco Mundial, que considera que los responsables de formular políticas deberían trasladar el foco de atención hacia el aumento de la producción, más que hacia la reducción del consumo.

Con Reuters, AP y EFE