Obituario: Isabel II, la segunda reina más longeva del mundo

·3 min de lectura

La Reina Isabel II ha gobernado más tiempo que cualquier otro monarca británico. En medio de asombrosos cambios y desafíos, se mantuvo constante y resistente.

Se convirtió en Reina del Reino Unido en 1952.

Nunca estuvo destinada a gobernar, pero cuando su tío renunció al trono en 1936, su vida cambió para siempre. Fue coronada con sólo 25 años. El comienzo de una vida de servicio público.

"Me dedicaré a su servicio, pero quiero pedirles a todos que recen para que Dios me dé sabiduría y fuerza, y para que pueda servirle fielmente a él y a ustedes todos los días de mi vida", dijo en su coronación.

Precisamente eso es lo que hizo. Como jefa de la Commonwealth realizó innumerables viajes por todo el mundo. Elogiada como figura de estabilidad y conocida por su fuerte sentido del deber, durante su reinado se reunió con más presidentes y líderes que ningún otro jefe de Estado. Con poco poder ejecutivo, dominó el arte de la diplomacia silenciosa.

Pero no siempre fue un camino de rosas. En 1992 tres de sus hijos: el Príncipe Andrés, la Princesa Ana y el Príncipe Carlos se separaron de sus cónyuges. Lo que había empezado como prometedores cuentos de hadas, se convirtió ahora en un festín para los medios sensacionalistas. La reputación de la familia estaba en su nivel más bajo en una generación.

Este no fue el único daño, un incendio destruyó parte del Palacio de Windsor y el contribuyente británico se resistió a pagar la factura. En palabras de la Reina: "1992 no es un año que recordaré con placer, ha resultado ser un 'Annus Horribilis'".

La muerte de la princesa Diana en un accidente de coche en París cambió la visión pública de la monarquía. La conmoción y el dolor público fueron inmensos. La Reina mantuvo su característica reserva y permaneció inicialmente en Balmoral. Una decisión que dejó a la familia real al margen de la opinión pública.

Pero un rápido regreso a Londres hizo que la Reina permaneciera en el corazón de su público. La monarquía se recuperó de esta agitación. La popularidad real alcanzó nuevas alturas gracias a los nietos de la Reina. Los príncipes Guillermo y Enrique se casaron con plebeyas, modernizaron la monarquía y produjeron una nueva generación que captó la admiración del público.

Pero entonces, en 2020, el príncipe Enrique y Meghan Markle abandonaron la familia real quejándose del trato que los 'tabloides' británicos daban a Meghan. Citaron actitudes de acoso y racismo hacia la duquesa.

Quien estuvo al lado de la Reina en todos los altibajos de la vida real fue el Príncipe Felipe. En el momento de su muerte llevaban 73 años casados. Ella dijo que él siempre había sido su fuerza.

La reina Isabel II era fuerte, fiable y comprometida, y el pueblo la quería por ello.

La nación tuvo la oportunidad de expresar su gratitud en el Jubileo de Platino, que marcó los 70 años de reinado de Isabel

Los cuatro días de celebraciones y desfiles han supuesto un alivio en un momento económico y político difícil.

Debido al cansancio, la Reina no pudo asistir a todos los actos, pero sí apareció en el famoso balcón de Palacio, para relacionarse, una vez más, con sus súbditos.

Una imagen perdurable de una monarca muy querida.