Obanos, zona cero de los incendios: "Duele mucho ver lo que ha cambiado todo"

·2 min de lectura

Obanos (Navarra), 21 jun (EFE).- "Duele mucho ver lo que ha cambiado todo, lo que era verde ahora es negro". Con estas palabras resume desde un banco calcinado por el fuego, con vistas a Arnotegui, el paisaje que tiene a sus ojos una niña de Obanos, que junto a un amigo ha salido a dar una vuelta en bicicleta.

Los dos amigos de 12 años observan con tristeza el entorno calcinado por un fuego que se desató con fuerza el sábado en esta localidad, que se ha convertido en la zona cero de unos incendios forestales, activos todavía en algunos puntos de la Comunidad Foral, que han quemado miles de hectáreas y han obligado al desalojo de vecinos de poblaciones como esta.

Y lo hacen ella junto a un árbol calcinado y él sentado en una silla que ocupa el lugar del banco quemado, al que iba "la gente mayor para observar las vistas del monte Arnotegui", cuentan a los periodistas que se han acercado hasta allí con motivo de la visita que la presidenta de Navarra y los alcaldes de Obanos, Puente La Reina, Muruzabal y Legarda han realizado a la zona.

En una breve conversación ella describe como "horrible" lo sucedido y recuerda la angustia que vivieron cuando con parte de su familia tuvo que salir del pueblo mientras otros se quedaban a ayudar.

La "valentía, esfuerzo y solidaridad" de los vecinos de Obanos (unos novecientos habitantes) ha sido destacada por su alcaldesa, Arantxa Hernández. "Gracias al pueblo tenemos pueblo, porque se volcaron, trabajaron mucho", ha dicho muy agradecida.

El esfuerzo de todos ha logrado que el casco urbano siga "súper bonito, pero tenemos el 90-95 % de los alrededores quemado", ha señalado la alcaldesa, que durante el recorrido ha comentado que no pudo evitar "llorar" al ver lo que estaba sucediendo y es que "en cuestión de media hora el pueblo estaba completamente rodeado de fuego".

No hace falta adentrarse mucho, basta observar simplemente desde la carretera, para ver los efectos devastadores del fuego, evidentes a tan solo unos metros de la gasolinera de Legarda, donde se vivieron momentos de mucha tensión ante el avance de las llamas o nada más superar el edificio que da la bienvenida a Obanos, con estructuras calcinadas.

Dentro de la localidad impresiona el estado en que ha quedado una vivienda que estaba siendo rehabilitada. Junto a ella otra que ha corrido mejor suerte y cuyos propietarios han contado a la presidenta cómo vivieron esas horas terribles.

Ahora es el momento de empezar a valorar los daños, tanto a nivel municipal como particular, ha comentado la alcaldesa. Después, solo queda "intentar empezar de cero. Lo material está ahí pero también lo emocional".

Y el banco, con vistas a Arnotegui, volverá a su sitio, y los peregrinos, algunos ajenos a lo que está sucediendo, como ha comentado uno de ellos a Efe esta mañana, continuarán atravesando esta localidad en su caminar hacia Santiago. EFE

Marian García

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente