Nuria Roca ha conseguido con una camisa blanca arrasar cada noche en 'El hormiguero'

Maria Aguirre
·3 min de lectura

El pasado 1 de febrero, por primera vez en la historia de 'El hormiguero' no era Pablo Motos quien se ponía al frente de este exitoso espacio televisivo sino Nuria Roca. Aunque fuera de manera provisional, la presentadora supo aprovechar la oportunidad brindada para demostrar que hacen falta más mujeres liderando el 'prime time'. Durante las dos semanas que la valenciana ha estado de cabeza visible del programa ha habido todo un aluvión de buenas críticas en las redes sociales sobre el papel que ha desempeñado e incluso la audiencia le ha apoyado por completo al respetar las cifras habituales del show en la mayoría de las jornadas y en uno de ellos, coincidiendo con la visita de Susanna Griso, alcanzar el quinto mejor dato histórico del programa y el mejor de la actual temporada.

Su naturalidad y su profesionalidad han convencido. También lo han hecho sus looks, aunque estos no han tenido nada que ver con el éxito cosechado. Y es que, precisamente para diferenciarse de lo que suele lucir en pantalla cuando acude al programa en calidad de colaboradora donde todo son colores potentes, combinaciones arriesgadas y llamativos estampados, para ejercer de maestra de ceremonias ha optado por completamente lo contrario. Sobriedad máxima para que sus estilismos no despistaran en absoluto a los teleespectadores en cual era su nuevo rol.

Nuria Roca con camisa blanca y pantalón negro.
Nuria Roca con camisa blanca y pantalón negro.

La ropa habla siempre y en este caso el mensaje que quería lanzar era claramente el de continuidad con la línea iniciada por Pablo Motos hace más de quince años. Porque aunque este comenzó su andadura en este espacio televisivo con una camisa negra, hace ya tiempo que se pasó al blanco en la parte superior -tan solo acompañada a veces por una americana oscura- y esto es lo que la estilista de 'El hormiguero' ha querido plasmar con las elecciones de su sustituta en los últimos días.

A Nuria Roca le han bastado un buen puñado de camisas blancas y pantalones negros para brillar con su presencia cada jornada. Eso sí, ha sabido jugar muy bien sus cartas porque cada una de sus alternativas se movían por el mismo camino pero se definían por ligeras diferencias.

Nuria Roca con camisa de Coosy.
Nuria Roca con camisa de Coosy.

El primer día, en el que todo tuvo que ser improvisado, fue una blusa de gran lazada al cuello y mangas abullonadas de la firma española Coosy la elegida y no pudo ser mejor opción para su sonado debut. De hecho, funcionó tan bien que días después volvió a confiar en la misma marca para ejercer de presentadora, aunque en esa ocasión con un modelo cruzado de escote en pico que lució con pantalón de talle alto.

Más seria fue la camisa de popelín de Massimo Dutti que escogió para otra de las jornadas, la cual no pudo tener mejor compañero que un pantalón palazzo para formar el dúo más elegante. Un binomio que repitió al día siguiente de manera muy parecida dejando que la parte superior se abotonara hasta el final para que el efecto clásico tuviera un puntito especial.

Lo que sí que no cambió en absoluto en ninguna de sus apariciones fue su peinado, melena suelta y raya al medio con su recién estrenado flequillo abierto. Un síntoma más de que la sencillez es siempre la mejor máxima cuando se trata de potenciar la elegancia natural.

Más historias que te puedan interesar