El nuevo negocio millonario de Pfizer no tiene nada que ver con la vacuna del Covid-19

·4 min de lectura

El gigante farmacéutico estadounidense Pfizer ha ganado fama y reconocimiento mundial por el lanzamiento de su vacuna contra el SARS-CoV-2 en alianza con el laboratorio alemán BioNTech. 

Su imagen corporativa está –y, posiblemente, estará por muchos años– íntimamente ligada a la pandemia que sorprendió al mundo en 2020 pero su ambición va mucho más allá y su atención ya ha virado hacia un nuevo desafío: la inmunoterapia, un tipo de tratamiento contra el cáncer que estimula las defensas naturales del cuerpo para combatir los tumores.

Este tratamiento tiene por delante un amplio campo de investigación y desarrollo, y la compañía no ha perdido la ocasión para entrar de lleno: acaba de adquirir el laboratorio canadiense Trillium, especialista en inmuno-oncología que desarrolla terapias innovadoras contra el cáncer y en el que ya había invertido el año pasado 25 millones de dólares.

Pfizer se ha metido de lleno en la inmunoterapia con la compra de Trillium. (John Thys /Pool via REUTERS)
Pfizer se ha metido de lleno en la inmunoterapia con la compra de Trillium. (John Thys /Pool via REUTERS)

El cáncer es la otra pandemia del siglo XXI y laboratorios como Pfizer lo saben. Es una de las principales causas de mortalidad en todo el mundo, según la OMS, y, solo en 2020, casi 10 millones de personas perdieron la vida debido a esta enfermedad multifactorial y enormemente heterogénea. 

La inmunoterapia se ha probado menos invasiva y tóxica que los tratamientos oncológicos tradicionales y su uso cada vez más generalizado ha mostrado resultados muy efectivos en tumores de diferentes tipos y órganos, como el de pulmón o hígado.

En concreto, Trillium, que tiene sedes en Ontario (Canadá) y en Cambridge (Massachusetts, Estados Unidos), se dedica especialmente a tratar los diferentes tipos de cáncer en la sangre, y desarrolla dos moléculas, TTI-622 y TTI-621, que inhiben un "punto de control" dentro del sistema inmunitario. 

Es decir, investiga fármacos que bloqueen esos puntos de control: componentes normales y esenciales del sistema inmunitario que evitan una respuesta inmunitaria excesiva que destruya las células sanas del organismo. Al bloquearlos, estos tratamientos permiten que las células inmunitarias respondan con más fuerza al cáncer.

Más de un millón de personas fueron diagnosticadas con cáncer de sangre en 2020 en todo el mundo, casi el 6% de todos los diagnósticos de cáncer y más de 700.000 murieron a causa de alguna de las formas de cáncer en sangre.

Dosis de Pfizer siendo administradas en un centro de Trillium en Ontario, Canadá. (Steve Russell/Toronto Star via Getty Images)
Dosis de Pfizer siendo administradas en un centro de Trillium en Ontario, Canadá. (Steve Russell/Toronto Star via Getty Images)

Negocio diversificado

Pfizer va a comprar el laboratorio por 2.265 millones de dólares, una cifra nimia en comparación con lo que la empresa prevé ingresar solo en 2021 y solo por las ventas de su vacuna contra la covid-19: 33.500 millones de dólares previstos a medida que aumentan las ventas y se estudia la necesidad de una tercera dosis.

De momento, ha obtenido un beneficio neto de 10.440 millones de dólares en el primer semestre de 2021, un 53 % más respecto al mismo tramo del año pasado, mientras que su facturación ha ascendido a 33.559 millones, un 68 % más.

Pfizer, que adquirió una participación de 25 millones de dólares en Trillium el año pasado, comprará las acciones restantes en circulación por 18,50 dólares cada una, lo que representa una prima del 203,8% sobre el último precio de cierre de la acción.

La inversión promete importantes retornos, si bien los ensayos clínicos todavía están en un estadio primario. En una primera fase la molécula TTI-622 ha mostrado respuestas fuertes y duraderas y los estudios con ambas moléculas han mostrado actividad como monoterapia en neoplasias linfoides recidivantes o refractarias.

Con esta adquisición el negocio de Pfizer crece. (Photo by Michael Nagle/Xinhua via Getty Images)
Con esta adquisición el negocio de Pfizer crece. (Photo by Michael Nagle/Xinhua via Getty Images)

El bloqueo de los puntos de control es solo uno de los tipos de tratamiento que se está investigando en el campo de la inmunoterapia contra el cáncer. Otros se basan en terapias de transferencia de células T, que fortalece la capacidad natural de las células T para combatir el cáncer, o la creación de anticuerpos monoclonales, entre otros.

La mayor fuente de ingresos de Pfizer es de momento, lógicamente, su división de vacunas, pero su negocio está ampliamente diversificado con divisiones de productos oncológicos, hospitalarios, inmunológicos y de medicina interna, entre otros. 

Está por ver si la inversión en inmunoterapia es tan efectiva como lo fue la dedicada al desarrollo de la vacuna contra la covid-19, mucho mayor y proveniente de fuentes públicas y privadas. Frente al cáncer, toda investigación es poca.

EN VÍDEO I La verdad sobre mezclar alcohol con la vacuna del Covid

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente