Así será el nuevo bar del Congreso: sin gin-tonics a 3,45 euros pero con desayunos a 1 euro

Jaime Quirós – El famoso bar de los gin-tonics a 3,45 euros, el que frecuenta los Padres de la Patria, sus señorías los diputados, puede cambiar de gestor en los próximos días, aunque este hecho no variará los precios económicos que disfrutan los representantes del pueblo, e incluso podrían bajar más si la oferta ganadora es más agresiva y renuncia a cierta parte del beneficio.

Es una concesión polémica ya que los diputados disfrutan de sueldos que son muy superiores al sueldo medio y el sueldo más habitual en España. Pero si los funcionarios disfrutan de cafeterías amplias y surtidas con precios subvencionados, los diputados no podían ser menos.

Ahora sale a renovación la concesión del famoso bar del Congreso (mira aquí las condiciones del concurso) por un periodo de 18 meses y la clave para que ofrezca esos precios tan bajos es la subvención pública que recibe el concesionario de la cafetería, con la que compensa los precios por debajo del mercado a los que vende sus productos.

El nuevo adjudicatario del contrato recibirá un máximo de 1,57 millones de euros, una cifra que puede elevarse hasta los 2,3 millones si se prorroga la adjudicación ocho meses (o hasta 2,6 millones si existen determinadas modificaciones del contrato). A estas cantidades máximas, según cuenta El lndependiente, el que explote el bar del Congreso sumará todos los ingresos por la comida y bebida servidas a los cerca de mil parroquianos que visitan el famoso bar del Congreso.

Dentro de este colectivo de privilegiados encontramos a diputados, funcionarios de la Cámara, invitados y periodistas acreditados para cubrir la información que genera el hemiciclo.

[También de interés: Los sueldos (y estras) más escandalosos de los políticos españoles)

Imagen del pleno del Congreso de los Diputados. EFE

Ya podemos saber lo que estos colectivos van a pagar como máximo por las viandas y bebidas que se sirven. Sus señorías podrán comer un menú del día por 9,28 euros en cafetería o por 13,82 euros si es en el restaurante de la Cámara, un plato combinado por 6,50 euros o una ensalada grande por 5,10 euros. Un desayuno completo (café más bollería o tostada o churros) valdrá como mucho 1,08 euros, serán 1,44 euros si es desayuno especial (con pulga o pincho de tortilla) y 2,17 euros si es desayuno superior (sumándole zumo).

Los cafés en la Cámara valdrán 0,88 euros. Los diputados también dispondrán de un amplio surtido de bocadillos por 3 euros (5 si es de ibéricos), una ración de jamón ibérico de bellota por un máximo de 18,04 euros (que se rebaja a 10 euros si es el jamón es de cebo) o una tortilla de patata por 7,27 euros.

En 2013, tras la polvareda social levantada por el famoso gintonic a un precio máximo de 3,45 euros, cubalibres a 3,40 euros o whiskies reserva a 4,20 euros, estas bebidas alcohólicas de alta graduación subvencionadas fueron retiradas de la lista de condiciones del antiguo concurso, y en el actual tampoco aparecen.

Actualmente explota el servicio de restaurante y cafetería del Congreso el grupo Eurest. La compañía se adjudicó el anterior concurso, en 2013, imponiéndose al grupo de Arturo Fernández (ex vicepresidente de la CEOE, ex presidente de CEIM, y que se vio envuelto en multitud de escándalos). Fernández también perdió poco después la concesión de la cafetería del parlamento regional de Madrid. Es decir que en menos de un año perdió el Congreso de los Diputados, la Asamblea, madrileña, Ifema y el Club de Campo, entre otros.

Veremos quién se lleva el gato al agua ahora en el bar del Congreso. Seguro que gana dinero y por eso al menos cada cierto tiempo deberían dejar pasar a los ciudadanos de a pié. Jornada de puertas abiertas en la cafetería de las Cortes. Por eso y por que al final esos precios chollo los pagamos entre todos.

laotracaradelamoneda

IDNet Noticias