Nueve lugares que te enamoraran en tus vacaciones por Jaén

·10 min de lectura

Competir con el triángulo turístico formado por Córdoba, Sevilla y Granada no es tarea fácil. Aunque no es la provincia más visitada de Andalucía, hay mucho que ver en Jaén. En este post te ofrecemos muchas razones a tener en cuenta si queréis hacer una escapada, pero no sabéis dónde ir de vacaciones en Andalucía.

Jaén es perfecto para quienes buscan aumentar sus conocimientos históricos y culturales, pero también para los amantes de la naturaleza. No obstante, Jaén no es solo la capital, de hecho, gran parte de su encanto lo encontramos en las pequeñas ciudades que conforman esta provincia.

Vamos a hacer un recorrido sobre las cosas más importantes qué ver en Jaén capital y provincia.

Qué ver en Jaén: Lugares inolvidables ❤️

Empezaremos nuestros recorrido en Jaén capital, ya que hay mucho que ver en esta bella ciudad. Aquí encontraremos lugares tan históricos como la Catedral o el Castillo de Santa Catalina. Si disponéis de más días, también es muy buena idea conocer ciudades de alrededor, tales como Úbeda y Baeza, ambas declaradas Patrimonio Mundial de la Unesco. ¡Os enamorarán!

Aquí, te dejamos nuestra lista de imprescindibles que debéis visitar si os animáis a realizar una escapada a este rincón de Andalucía.

Catedral de Jaén

Es el monumento más importante de la ciudad y uno de los más destacados que ver en la provincia de Jaén. Visitar la Santa Iglesia Catedral de la Asunción de la Virgen, que es como realmente se llama, es casi obligatorio si llegáis a la ciudad. Al igual que otras de nuestro país, la catedral une varios estilos, aunque predomina el renacentista, de hecho, es considerada la catedral renacentista más importante de España.

Lo más destacable de esta construcción es su fachada de estilo barroco, especialmente, por la noche, cuando se ilumina y adquiere un toque único. También se puede observar una gran cantidad de esculturas y dos torres campanario que cierran la fachada principal por sus extremos.

Curiosamente, la catedral cuenta con una serie de balcones en la parte superior, que también se encuentran en su interior. Dentro, la Capilla Mayor acapara todas las miradas. En esta capilla se guarda una gran reliquia: el Santo Rostro,el paño con el que la mujer Verónica limpió el rostro de Cristo durante su trayecto por la Vía Dolorosa de Jerusalén.

Imagen de la fachada principal de la Catedral de Jaén (Photo: Antonio Garcia Recena via Getty Images)
Imagen de la fachada principal de la Catedral de Jaén (Photo: Antonio Garcia Recena via Getty Images)

Imagen de la fachada principal de la Catedral de Jaén (Photo: Antonio Garcia Recena via Getty Images)

Palacio Provincial de Jaén

Muy cerca de la Catedral, podremos ver esta imponente obra de arquitectura civil. Actualmente, el Palacio Provincial es la sede de la diputación provincial.

Lo primero en lo que os fijaréis al entrar será el gran patio central que da la bienvenida al lugar. Sirve como gran fuente de luz para todas las dependencias ubicadas a los lados. Además, el patio cuenta con jardines muy bien cuidados y una fuente central de la que emerge la imagen de la Virgen.

En el interior del edificio, hay varias habitaciones importantes. En la primera planta tenemos las dependencias de la Presidencia. En la segunda encontramos el Salón de Personajes Ilustres, cuyas paredes están cubiertas con retratos de jienenses destacados a lo largo de la historia. En esta sala, también hay un balcón que sirve como mirador excepcional de la Catedral de Jaén. Sin duda, un lugar que debes ver en Jaén.

Palacio Provincial de Jaén (Photo: Google Maps)
Palacio Provincial de Jaén (Photo: Google Maps)

Palacio Provincial de Jaén (Photo: Google Maps)

Castillo de Santa Catalina

El Castillo de Santa Catalina o alcázar nuevo podemos encontrarlo en lo alto de la ciudad, concretamente en la cumbre que recibe el mismo nombre. Os recomendamos subir, porque desde allí podréis disfrutar de unas vistas inigualables de la ciudad, así como de los olivares y montañas circundantes de la zona.

Fue construido en época de presencia musulmana en la península, sobre una antigua alcazaba. Posteriormente, se acometieron reformas ordenadas por el rey Fernando III una vez que la ciudad fue conquistada a los musulmanes. El castillo cristiano que llegó hasta nuestros días fue diseñado evidentemente como una fortaleza. Ya en el siglo XIX, a causa de la guerra contra Napoleón, el castillo volvió a necesitar de arreglos.

Como curiosidad, debéis saber que el mejor día para subir es el 25 de noviembre, el día de Santa Catalina. La razón es que en esa fecha, los locales tienen como tradición subir al castillo para aprovechar el sol invernal, y comer sardinas en un ambiente cálido y muy cercano. Si tienes la oportunidad, no debes dejar de probar esta experiencia.

Castillo de Santa Catalina (Photo: David C Tomlinson via Getty Images)
Castillo de Santa Catalina (Photo: David C Tomlinson via Getty Images)

Castillo de Santa Catalina (Photo: David C Tomlinson via Getty Images)

Basílica Menor de San Ildefonso

Es otro de los templos religiosos a tener en cuenta y que hay que ver en Jaén. La Basílica Menor de San Ildefonso presenta una fachada manierista y neoclásica, que le otorga un estilo muy bonito. El templo, levantado en pleno centro de la ciudad hacia el año 1248, fue un monumento dedicado a Ildefonso de Toledo, uno de los padres de la iglesia católica.

Su fachada es realmente llamativa porque en cierta forma recuerda a una fortaleza. Esto se debe a que en el exterior hay una gran cantidad de contrafuertes semicirculares, que le dan una apariencia de torreón.

En su interior es posible ver un retablo de estilo barroco y la capilla de nuestra Señora Virgen de la Capilla. Además, la Basílica alberga los restos del famoso arquitecto Andrés de Vandelvira, uno de los más importantes del renacimiento español.

Basílica de San Ildefonso (Photo: bbsferrari via Getty Images/iStockphoto)
Basílica de San Ildefonso (Photo: bbsferrari via Getty Images/iStockphoto)

Basílica de San Ildefonso (Photo: bbsferrari via Getty Images/iStockphoto)

Iglesia de la Magdalena

Seguimos con edificaciones dedicadas al culto para hablar ahora de la Iglesia de la Magdalena. Esta iglesia debe aparecer sí o sí en tu itinerario sobre que ver en Jaén capital. Se trata de una de las más antiguas, ya que su construcción data de principios del siglo XVI. Para verla debes ir a la Plaza de la Magdalena.

Su origen se remonta a una mezquita fundada en el siglo VIII por Abderramán II. Muchas de las partes de esta antigua edificación musulmana se mantuvieron, por ejemplo, las cuatro naves que la forman, así como el patio interior. Fijaros bien en sus muros, porque podréis ver pinturas en las que se representa a los Reyes Católicos.

Iglesia de la Magdalena (Photo: Google Maps)
Iglesia de la Magdalena (Photo: Google Maps)

Iglesia de la Magdalena (Photo: Google Maps)

Visitar la ciudad de Úbeda

Saliendo de Jaén Capital, encontramos tesoros realmente bellos. Este es el caso de Úbeda, una ciudad declarada Patrimonio Mundial, con más de 6.000 años de antigüedad y que se ubica en el corazón de la provincia. Es la ciudad  más antigua de toda Europa occidental.

Lo mejor de todo es que apenas necesitas una mañana para conocer lo importante, por lo que es ideal para meterlo en la lista de cosas que ver en Jaén provincia.

Calle de Úbeda (Photo: Claude LeTien via Getty Images)
Calle de Úbeda (Photo: Claude LeTien via Getty Images)

Calle de Úbeda (Photo: Claude LeTien via Getty Images)

Entre los lugares más destacados están el Palacio de Vela de los Cobos, un palacio renacentista, construido en el siglo XVI y que se conserva en perfecto estado, destacando su fachada de piedra. Su interior también merece nuestra atención, ya que alberga habitaciones realmente bonitas como el salón francés o el comedor de gala.

A pocos metros del Palacio de Vela, tenemos otro sitio para visitar: laSinagoga del Agua. Consiste en seis estancias únicas entre las que destaca el Mikveh, que era donde se realizaba el baño ritual de purificación en la cultura judía, y la Galería de las Mujeres, el espacio reservada para que mujeres y niños pudieran asistir a ceremonias religiosas.

Otros lugares que podéis recorrer son el Museo Arqueológico de Úbeda, que alberga cuatro galerías donde se conservan piezas romanas y de la Edad Media. El recorrido por Úbeda puede terminar visitando la Iglesia de San Pablo o la de Santa María de los Reales Alcázares.

Basílica de Santa María la Mayor de los Reales Alcázares (Photo: Ventura Carmona via Getty Images)
Basílica de Santa María la Mayor de los Reales Alcázares (Photo: Ventura Carmona via Getty Images)

Basílica de Santa María la Mayor de los Reales Alcázares (Photo: Ventura Carmona via Getty Images)

Visitar la ciudad de Baeza

Al igual que Úbeda, Baeza es otra ciudad con mucho por ofrecer al turista. A 46 kilómetros de Jaén capital, nos topamos con otra ciudad Patrimonio de la Humanidad, al que el mismísimo poeta Antonio Machado le dedicó unos versos.

Su visita suele combinarse con la de Úbeda, ya que en un día entero se puede ver ambos lugares. Lo primero que notaréis al llegar al lugar es su legado renacentista, muy presente en su centro histórico, repleto de callejuelas empedradas, que os trasladarán varios siglos atrás.

Otra visita que se puede hacer es al Paseo de las Murallas, una de las mejores cosas que ver en Jaén. Durante la época musulmana la ciudad estaba fortificada por un Alcázar y dos recintos amurallados, los cuales fueron ampliándose después de la Reconquista. Esto sumado a su posición elevada convertía al lugar en un territorio difícilmente inexpugnable. Actualmente, se conservan varios tramos de la muralla original.

Una calle del centro histórico de Baeza, Jaén (Photo: Jose A. Bernat Bacete via Getty Images)
Una calle del centro histórico de Baeza, Jaén (Photo: Jose A. Bernat Bacete via Getty Images)

Una calle del centro histórico de Baeza, Jaén (Photo: Jose A. Bernat Bacete via Getty Images)

Recorriendo el Paseo de las Murallas llegaréis a la Puerta de Úbeda, una de las mejor fortificadas y entrada al camino de Úbeda. En su momento, contaba con tres arcos, aunque actualmente solo se conserva uno. Aquí, se ubica el centro de interpretación Pópulo, que trata todo el tema relacionado con el complejo sistema defensivo de la ciudad de Baeza.

Otro lugar destacado es la Catedral, construida sobre los restos de una antigua mezquita. Uno de los lugares más bonitos de Baeza. Presenta un estilo gótico, aunque a lo largo del siglo XVI se le aportaron elementos renacentistas, como su fachada.

La Catedral de Baeza, con la fuente de Santa María, en Jaén (Photo: Borisb17 via Getty Images/iStockphoto)
La Catedral de Baeza, con la fuente de Santa María, en Jaén (Photo: Borisb17 via Getty Images/iStockphoto)

La Catedral de Baeza, con la fuente de Santa María, en Jaén (Photo: Borisb17 via Getty Images/iStockphoto)

Conocer Alcalá la Real

Aunque ubicada en Jaén, sus vistas y raíces parecen extenderse hasta Granada y Córdoba. Alcalá la Real es uno de los pueblos con más encanto de Jaén. Visitar este municipio es un buen plan que hacer en Jaén provincia.

Entre otros motivos porque aquí se encuentra la Fortaleza de la Mota, una de las mayores construcciones de la época islámica en la península. Esta edificación defensiva del siglo VIII tiene multitud de curiosidades (por ejemplo, contaba con un túnel secreto para entrar y salir de la ciudad sin ser visto), pero es que además ofrece unas vistas inmejorables de la ciudad y de los olivares de alrededor.

Fortaleza de la Mota en Alcalá la Real (Photo: DEA via De Agostini via Getty Images)
Fortaleza de la Mota en Alcalá la Real (Photo: DEA via De Agostini via Getty Images)

Fortaleza de la Mota en Alcalá la Real (Photo: DEA via De Agostini via Getty Images)

La Fortaleza de la Mota no es lo único que ver en esta localidad. El Convento de las Trinitarias se encuentra muy cerquita de aquí y puede ser interesante visitarlo. Se trata de un convento (recientemente restaurado) totalmente visitable. En él podréis ver piezas religiosas como el Templete y la Custodia, además está el Cristo de la Misericordia, imagen del siglo XVI.

Si lo que buscáis es un lugar con ambiente, déjanos decirte que Alcalá la Real también cumple en este aspecto. El Llanillo es el eje comercial de la ciudad, donde podréis haceros con algún souvenir o tomar algo. En este paseo se encuentran la Iglesia de la Encarnación y el Palacio Abacial (muy recomendado).

Alcala la Real de noche, Jaén (Photo: Jorge Fuentes Quero via Getty Images/iStockphoto)
Alcala la Real de noche, Jaén (Photo: Jorge Fuentes Quero via Getty Images/iStockphoto)

Alcala la Real de noche, Jaén (Photo: Jorge Fuentes Quero via Getty Images/iStockphoto)

Cazorla, el corazón verde de Jaén

Terminamos la ruta por esta provincia andaluza visitando uno de los municipios con más encanto de Jaén: Cazorla. Este pueblo se encuentra dentro del Parque Natural de las Sierras de Cazorla. Una maravilla de la naturaleza. No en vano, se trata del mayor espacio protegido de España y el segundo de Europa. Eso sí, prepárate para ponerte ropa cómoda porque el pueblo tiene numerosas pendientes y desniveles que os harán sudar.

Cazorla está coronada por el Castillo de la Yedra, una antigua fortaleza medieval y con gran peso durante el periodo de la Reconquista. En su interior, hay habitaciones destacadas como el Salón Noble o el Museo de Artes.

En vuestra visita a Cazorla, no podéis pasar por alto la Plaza de la Corredera, porque alberga lugares tan interesantes como el Ayuntamiento de Cazorla, la Iglesia de San José o la fachada del antiguo edificio del Casino.

El pueblo de Cazorla, presidido por el Castillo de la Yedra (Photo: David C Tomlinson via Getty Images)
El pueblo de Cazorla, presidido por el Castillo de la Yedra (Photo: David C Tomlinson via Getty Images)

El pueblo de Cazorla, presidido por el Castillo de la Yedra (Photo: David C Tomlinson via Getty Images)

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR