Dañada la última línea de energía de la planta de Zaporiyia que aguanta gracias a la reserva

·1 min de lectura

El OIEA señala que la central nuclear de Zaporiyia ha quedado desconectada de la cuarta y última línea de energía. Seguiría funcionando gracias al sistema de reserva, pero un reactor tuvo que ser desconectado este sábado.

Entre las acusaciones mutuas de Ucrania y Rusia sobre los bombardeos. En la última Rusia dice haber repelido un intento de los ucranianos de tomar la central ocupada por los rusos. Según el portavoz de Defensa ruso, unas 250 unidades intentaron atracar cerca de la central, pero que fallaron en el intento y una veintena de embarcaciones fueron destruidas.

En el plano diplomático, Turquía trata de mediar en la crisis entorno a la central. El presidente Erdogan ha hablado con su homólogo ruso Vladímir Putin por teléfono para encontrar una solución. Cree que puede desempeñar el papel de mediador después del acuerdo sobre los cereales, según un comunicado de la presidencia turca.

Mientras el miedo se apodera de las localidades vecinas. Natalia vive con sus tres hijos en un pequeño pueblo cercano. Natalia Stokoz, residente de Zorya, señala: "Por supuesto, (lo que más miedo da) es la central nuclear, porque los niños y los adultos se verán afectados, y da miedo si la central nuclear explota. Está cerca (del pueblo)".

Como precaución, las autoridades distribuyeron pastillas de yodo a los residentes que viven en las localidades cercanas a la planta, incluso en la ciudad de Zaporiyia, situada a unos 50 kilómetros. Las escuelas en las que solían estudiar los niños ahora funcionan como centro de reparto de las píldoras.