Una nube gigantesca de arena engulle la capital de Níger, Niamey

Una tormenta de arena es un fenómeno meteorológico habitual entre los meses de enero y mayo en el desierto del Sáhara, en África Septentrional. La sequía y el fuerte viento son los causantes de grandes cúmulos de polvo que pueden llegar a recorrer miles de kilómetros.

Pues bien, la última tormenta de estas características registrada en esta zona se produjo el lunes a mediodía. Así se puede ver en algunos vídeos publicados en las redes sociales por los vecinos de Niamey, la capital de Níger.

En las imágenes se observa una nube de arena gigantesca avanzando hacia la ciudad, como si se tratase de una escena aterradora de una película de ciencia ficción sobre fenómenos extremos.

Al cabo de unos minutos, la enorme ola de tierra acaba cubriendo todo el núcleo urbano y volviendo el cielo de color rojo sangre. Finalmente, la capital de este país africano quedó absolutamente a oscuras.

Otras imágenes difundidas también a través de las redes sociales muestran las dificultades para distinguir a las personas en un entorno rojizo debido al espesor de la nube.

Esta tormenta de arena sorprendió a los habitantes de Niamey, que corrieron a sus casas para resguardarse de sus efectos.

Este fenómeno procedente del desierto del Sáhara dio paso a unas importantes lluvias torrenciales que acabaron inundando muchos puntos de la ciudad, tal y como se puede apreciar en otro de los vídeos difundidos a través de las redes.