Esta novia andaluza se ha casado con el vestido de lentejuelas más bonito y original

·5 min de lectura
Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca

En una boda, la elección del vestido de novia es relevante, claro. Pero si llevas trabajando en moda toda la vida, dar con el vestido perfecto se convierte en uno de los detalles más emocionantes e importantes. Esto es precisamente lo que le pasó a Lucía de la Cruz, una diseñadora de joyas española afincada en Londres, que optó por una brillante elección (nunca mejor dicho) y que se ha convertido ya en una de las novias más inspiradoras, diferentes y elegantes del año.

El vestido nupcial de Lucía contaba con un detalle muy habitual en vestidos de fiesta, pero muy poco convencional en los de novia: estaba totalmente recubierto por unas finísimas lentejuelas. "Siempre había sabido que mi vestido de novia no sería tradicional, y tenía muy claro el estilo de corte y forma que quería. Algo super sencillo de cortes muy limpios, pero con un toque rompedor que hiciera del vestido algo muy especial y único", explica. La definición de este diseño no podría ser mejor que la que da la novia: el vestido contaba con unas líneas muy depuradas, con manga larga, cuello redondo y ausencia de volúmenes o escotes atrevidos, pero dejaba de lado tules o gasas para dar paso a una chispeante tela de lentejuelas.

Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca

El vestido de novia es obra de Alejandra Oria, una de las diseñadoras nupciales especializadas en novias contemporáneas más aclamadas de nuestro país. La historia de amor entre novia y diseñadora surgió como surge casi todo en la era digital: vía Instagram. "Conocía a Alejandra Oria porque la seguía en Instagram desde hace tiempo. Me encanta su estilo y el concepto que tiene de novia contemporánea". La conexión entre ambas fue inmediata, Lucía cuenta que quizás es porque ambas han vivido en Londres. "El tener algo en común me unía con ella de alguna forma, y me hacía sentir que entendería mi estilo rápidamente. Y así fue. Alejandra fue la única diseñadora que visité y con la que diseñé el vestido. La experiencia fue muy divertida. Es comprensiva, tiene un talento increíble y valora tus ideas".

Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca

"Alejandra me envió unas telas a Londres para que pudiera ver los tejidos en vivo, y una de las telas era una lentejuela muy fina semitransparente de la que me enamoré en cuanto la vi. Creo que las dos lo teníamos muy claro desde el principio con la lentejuela."

Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca

Respecto a los zapatos, Lucía optó por unos salones de plataforma firmados por Rusell & Bromley, con pulsera en el tobillo un tacón cómodo y ancho.

Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca

Compitiendo en protagonismo con el vestido estaban las joyas de la novia firmadas por ella misma. Lucía lanzaba hace un año We are Candelaria, una firma de joyería sostenible que realiza todas las piezas en España con oro reciclado de 18 quilates. La marca cuenta la historia de cuatro generaciones de mujeres y apuesta por "tener menos pero mejor" y por invertir en joyas versátiles y super ponibles que duren para siempre. De esa idea nació también otra: lanzar una colección de novia. En ella, exclusividad y versatilidad se entremezclan también con la practicidad. Tal y como cuenta Lucía, la idea es que estas joyas de novia puedan usarse todos los días, mucho más allá de la boda.

Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca

Como no podía ser de otra manera, esta novia lució dos pendientes de su colección para la boda. En primer lugar, el diseño Hannah para la ceremonia religiosa, "Elegí estos pendientes porque eran vistosos y muy especiales, pero también lo suficientemente delicados para que no quedara recargado con el vestido", explica. Para el baile cambió este diseño por unos pendientes largos de barra cuadrada y perlas, llamados Nicola, que completó con unos claveles blancos como parte del peinado. El resto de joyas que completaban el look son las que lleva a diario y nunca se quita. "Creo que el día de tu boda tienes que ser tí, sentirte cómoda y llevar lo que te representa". También optó por una pulsera de eslabones de su abuela.

Como diseñadora de joyas, Lucía también se encargó de diseñar las alianzas. Tal y como explica, su marido Fergus buscaba una alianza de estilo chunky, por lo que decidió diseñar unas alianzas con cuerpo y altura. "Algo que le gustara a él, pero que también encajara con mi anillo de compromiso que él mismo diseñó", explica.

Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca

Sobre la boda de Lucía y Fergus

Tanto Lucía como Fergus buscaban una boda íntima y divertida. Él, inglés y ella, española, buscaban que las familias de ambos se sintieran cómodas asegurando la presencia de las tradiciones propias de ambos países. El resultado fue una boda muy natural, repleta de platos de la gastronomía española, bailes y emotivos discursos.

Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca

La celebración de la misa fue en la iglesia de San Miguel en Jerez de la Frontera (Cádiz). Allí fue donde se casó una amiga de Lucía y, tal como cuenta, sintió desde aquel momento que celebraría su boda allí. Respecto a la celebración posterior, esta tuvo lugar en una casa de campo de ensueño llamada Viña de Alcántara. "Es un sitio muy especial y único, donde apenas se celebran bodas. Eso nos encantó. La idea de que no fuera el típico sitio, que fuera muy verde, no muy grande y tipo campestre, pero con mucho estilo", recuerda Lucía.

Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca
Photo credit: Fotografía: Palogoca

¿Y un consejo para futuras novias? Lucía lo tiene claro "que sean ellas siempre. Que hagan lo que quieran, que no se dejen llevar por ninguna moda o por lo que se supone que hay que hacer. El día de tu boda es el mejor día de tu vida. No solo porque vas a casarte con el amor de tu vida, también porque habrás conseguido reunir a tus personas favoritas del mundo en un solo espacio. Y eso, para mí, no tiene precio".