Novak Djokovic recibió una exención médica para jugar el Abierto de Australia sin estar vacunado

·5 min de lectura

El serbio volvió a despertar la polémica luego de que le otorgaran un permiso especial para disputar el primer Grand Slam del año a pesar de no haberse inoculado, una condición que el Gobierno australiano había establecido como no negociable. Con una manifiesta postura anti vacuna, ‘Nole’ fue habilitado para defender el título y ser el máximo ganador de torneos grande. Entretanto, no dejaron ingresar a la tenista rusa Natalia Vikhlyantseva por estar vacunada con Sputnik V.

La temporada del tenis comenzó con torneos de preparación a la espera de uno de los certámenes más trascendentes del año: el Abierto de Australia. Sin embargo, el primer Grand Slam del calendario esta vez figura más por sus polémicas que por lo atrayente de ser un campeonato del más alto nivel.

Las miradas cayeron sobre la organización luego de que se confirmara que Novak Djokovic finalmente podrá participar a pesar de no estar vacunado contra el coronavirus. El número uno del mundo recibió una exención médica para ingresar al país oceánico, el cual no permite que civiles contagiados o sin inocular entren al territorio. Ciudadanos australianos en el exterior no pudieron regresar a su nación por estos motivos y sus pedidos de permisos especiales fueron negados.

El serbio manifestó este martes que concurrirá al torneo que se desarrollará en Melbourne. Lo hizo a través de una publicación en su cuenta personal de Instagram: “Pasé un tiempo fantástico con mis seres queridos durante las vacaciones y hoy me dirijo a Australia con un permiso de exención”.

De esta manera, ‘Nole’ dejó entrever que aún no recibió ninguna vacuna contra el Covid-19, un dato que él quiso mantener reservado y el cual nunca negó o afirmó públicamente. Incluso, había puesto en duda su presencia por las restricciones del gobierno australiano, el cual exigía que solamente los jugadores con la pauta de inmunización completa o una habilitación especial puedan competir.

Esta situación de Djokovic contraría las palabras que había manifestado el primer ministro Scott Morrison, quien en diciembre aseguró que no habría trato preferencial con ningún tenista para entrar a Australia.

Tennis Australia, el organismo principal del deporte en el país, alegó en un comunicado que la decisión es el resultado de un largo proceso. El director del torneo, Craig Tiley, aseguró que “se establecieron protocolos justos e independientes para evaluar las exenciones médicas” para garantizar la seguridad sanitaria del evento.

Dos instituciones médicas autónomas formaron parte de la resolución: una formada por especialistas en inmunología, enfermedades infecciones y medicina general; mientras que el otro es un grupo de expertos seleccionado por el gobierno.

En el aspecto deportivo, si conquista el Grand Slam que se desarrollará en Melbourne entre el 17 y el 30 de enero, el serbio superará la marca de Rafael Nadal y Roger Federer como máximo ganador de este tipo de torneos.Por su parte, el tenista británico Jamie Murray y el capitán de su equipo, Liam Broady, cuestionaron la decisión de otorgarle la exención a Djokovic. “Creo que si fuera yo quien no estuviera vacunado, no obtendría una exención”, afirmó Murray en tono jocoso.

Djokovic y el coronavirus, una historia de polémicas

No es la primera vez que el mejor tenista del ranking mundial se ve envuelto en controversias respecto a la pandemia que azota al mundo desde hace más de un año. Su declarada posición en contra de la utilización de las vacunas lo puso en el ojo de la tormenta en la época donde todas las actividades deportivas del mundo estaban paralizadas.

"Personalmente, estoy contra la vacunación y no me gustaría que alguien me obligue a vacunarme para poder viajar", había deslizado en una transmisión de sus redes sociales en abril de 2020. Tras recibir críticas suavizó su discurso, dijo que mantenía “la mente abierta” y que no se referiría más al asunto.

Empero, luego organizó un certamen amistoso en Belgrado llamado ‘Adria Tour’ donde no se respetaron las reglas básicas de prevención de contagios. El resultado fue la suspensión del evento por un brote de casos positivos en los jugadores y el público, él y su esposa inclusive.

Con la aparición de las vacunas, Djokovic nunca dio a conocer si había recibido alguna inyección, pero el hecho que le otorgaran una exención médica para ingresar a Australia prueba que no está inoculado.

Australia negó el ingreso a una tenista por tener Sputnik V

Luego de que el país oceánico le concediera una exención médica a Novak Djokovic para participar en el Abierto de Australia pese a no estar vacunado, la polémica se reflotó y consigo trajo a colación el caso de la rusa Natalia Vikhlyantseva.

La tenista de 24 años que ocupa el puesto 195 del ranking mundial confirmó en los últimos días de diciembre que, pese a estar clasificada y transitar un buen nivel deportivo, no podrá ser parte del primer Grand Slam del año por estar inoculada con la Sputnik V, vacuna que no es reconocida como válida por las autoridades sanitarias australianas.

“Desafortunadamente, no participaré en el Australian Open de este año. Estoy muy contenta con el nivel de tenis que mostré en los últimos torneos y deseo jugar en Australia, pero la Sputnik aún no está verificada”, explicó en su cuenta de Twitter.

“¡Buena suerte a todos los participantes y al equipo de AO, que siempre hacían eventos increíbles!", añadió en su mensaje. El caso de Vikhlyantseva es utilizado en las redes sociales para mostrar la disparidad de criterios de los organizadores oceánicos.

CON EFE Y REUTERS

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente