Salvador Illa, ministro a la fuga: la estrategia del PSOE fracasa

·4 min de lectura
No dejan de crecer las voces que critican el movimiento del PSOE con la candidatura de Salvador Illa al 14F. (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)
No dejan de crecer las voces que critican el movimiento del PSOE con la candidatura de Salvador Illa al 14F. (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)

Ya es oficial. El todavía ministro de Sanidad, Salvador Illa, iniciará este viernes su campaña electoral como candidato del PSC a la Generalitat justo cuando España atraviesa el peor momento de la crisis por la Covid-19 que se desató en marzo de 2020. Con el número de contagios disparado, con la tasa de incidencia disparada y con la presión hospitalaria tensando los cordajes de la Sanidad española. La decisión del PSOE, y del propio Illa, es tan polémica que las críticas le están llegando por todos lados y pueden costarle muy caro.

Porque al mal momento elegido por Illa para apartarse del Ministerio para explotar su rédito político en Cataluña -y tratar de alejar a las formaciones independentistas de la Generalitat- hay que sumarle las malas formas. El ministro tenía previsto hablar este miércoles ante la comisión de Sanidad para realizar una última intervención. Pero las prisas por aprovechar el 'efecto Illa' y la necesidad del PSOE por minimizar las críticas recibidas, han provocado que Illa se vaya a saltar esa última intervención pública como ministro.

Y eso, en un momento en el que miles de empresas se ven forzadas a echar el cierre definitivo y en el que el goteo de víctimas mortales ha abierto en canal a miles de familias, cansa a la sociedad. La sensación que queda es que aquellos que deben velar por la salud y la economía del país están más pendientes de si suman un voto más o menos en lugar de frenar la sangría de proyectos de vida paralizados por la enfermedad, los Ertes y los toques de queda. Que viven de espaldas a quienes los han colocado en sus puestos.

Incluso ha calado el convencimiento de que la responsabilidad recae casi en exclusiva en uno mismo. Que la responsabilidad individual es la única frente a la irresponsabilidad política. Que todo es un juego de sillas.

La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha denunciado la "burla" al Congreso que supondrá no comparecer como tenía previsto para dar cuenta de la evolución de la pandemia. El PP incide en la decisión del PSOE de darle 24 horas más como candidato en lugar de seguir 24 horas más como máxima autoridad para combatir el virus. "Menos mal que se iba a dedicar al 110% a sus tareas como ministro y no iba a usar el ministerio como trampolín", reconocen fuentes populares. "Ante un momento crítico como este los españoles merecen el respeto del Gobierno, que comparezca y no se dé a la fuga ni nos deje solos", insisten.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El cambalache de calendarios también le ha servido de excusa a Vox para atizar al Gobierno. Su portavoz, Iván Espinosa de los Monteros, considera que es “una tomadura de pelo” que el ministro de Sanidad deje su cargo justo antes de su comparecencia en el Congreso de los Diputados para dar cuenta de la evolución de la pandemia.

También son de la misma opinión en Ciudadanos. "Descabezar el Ministerio de Sanidad en la tercera ola es una irresponsabilidad", ha apuntado el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado.

Pero la oposición no es la única que critica los pasos dados por el PSOE en este asunto. También sus socios de investidura se están rasgando las vestiduras: Más País y Compromís han acusado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de estar "desaparecido" en plena tercera ola. "No habla muy bien" de cuál es el orden de las prioridades del Gobierno: primero el partido y, luego, el país.

ERC tampoco ha dejado pasar este movimiento y le ha acusado de negarse a aprobar medidas más drásticas contra el incremento de contagios por un interés espurio.

Incluso Podemos, socio de Gobierno, ha pedido públicamente al ministro Illa que aplace su dimisión hasta el jueves para que pueda comparecer antes en la Comisión de Sanidad de la Cámara Baja para dar cuenta de la evolución de la tercera ola del Covid-19. "La dimisión se debería producir después de la comisión. No puede ser que el ministro salga por la puerta de atrás sin antes dar explicaciones", ha dicho el presidente de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens.

Ante tantos mensajes negativos, la popularidad de Illa puede derrumbarse como un castillo de naipes lastrando su candidatura. Porque la sociedad tampoco va a entender que se deje el puesto más sensible del momento en manos de alguien con menos experiencia a cambio de hacer un movimiento estratégico de cara a las elecciones catalanas. Illa, y el PSOE, tienen en su mano recapacitar y retrasar el cambio de cromos hasta el último momento. Aunque el daño ya está hecho.

En vídeo | Illa cierra hoy su etapa al frente de Sanidad y mañana se conocerá su relevo

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente