Tres norteamericanos ganan el Nobel de Economía por el análisis del mercado laboral

·2 min de lectura

El canadiense David Card y los estadounidenses Joshua Angrist y Guido Imbens fueron reconocidos por ser los primeros en utilizar los “experimentos naturales”, una forma de investigación de situaciones de la vida cotidiana que sirve para entender los efectos causales de la política económica y que revolucionó el campo de la metodología empírica.

Los anuncios de los Premios Nobel 2021 se cerraron este lunes 11 de octubre luego de que se definiera el galardón en el rubro de la Economía, el último de las distinciones que iniciaron el lunes pasado con el correspondiente a la Medicina. Posteriormente se anunciaron los de Física, Química, Literatura y Paz.

Los ganadores de la condecoración en la disciplina de las ciencias exactas fueron el canadiense David Card y los estadounidenses Joshua Angrist y Guido Imbens, que fueron reconocidos por ser los pioneros en el uso de los “experimentos naturales”, una metodología para comprender los efectos causales de la política económica.

Esta forma de análisis se utiliza en situaciones de la vida real para descifrar las consecuencias en el mundo, un enfoque novedoso que se extendió a otros campos de investigación y revolucionó el método empírico.

"Los experimentos naturales están en todas partes", dijo Eva Mörk, miembro del Comité del Premio Alfred Nobel en Ciencias Económicas. El jurado manifestó que esta metodología trajo “nuevas ideas sobre el mercado laboral y mostró qué conclusiones se pueden sacar de los experimentos naturales en términos de causas y consecuencias"

Card realizó un experimento sobre el aumento del salario mínimo en Nueva Jersey a principios de la década de los 90 y consiguió que los investigadores reformularan su opinión respecto a que los aumentos conducen a caídas en el empleo.

Oficialmente, Card se quedó con la mitad del Premio Sveriges Riksbank en Ciencias Económicas por “sus contribuciones empíricas a la economía laboral”, manifestó la Academia. Mientras que Angrist e Imbens compartieron la otra mitad “por sus aportes metodológicos al análisis de las relaciones causales”.

Nuevamente las instituciones prestigiosas de Estados Unidos han acaparado un premio que se entrega desde 1969. Card trabaja en la Universidad de California, Angrist lo hace en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y el estadounidense-neerlandés Imbens en Stanford.

Sobre el anuncio, Imbens les manifestó a periodistas en Estocolmo que se quedó “absolutamente atónito al recibir una llamada telefónica” y que luego se emocionó al escuchar la noticia. Por último, añadió que estaba “emocionado” por compartir el premio con dos amigos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente