La normalidad de la cocaína

Daniel Ventura Herranz

Tiene 36 años, vive con su mujer y sus hijos, tiene vehículo propio, deja a los pequeños en el colegio o los recoge a la salida y trabaja desde hace años. También consume cocaína. No es necesariamente un broker de Bolsa, no es un artista ni un alto directivo. Es un camarero o un albañil o un auxiliar administrativo o un periodista.

Esta fotografía del adicto a la cocaína, un tipo pavorosamente normal, emerge de los datos ofrecidos este miércoles en el Informe del Observatorio de Adicciones de la Asociación Proyecto Hombre y Obra Social La Caixa. La droga blanca se ha normalizado y su consumo crece mientras desciende o permanece estable el de todas las demás sustancias adictivas, como el alcohol o el cannabis. Ha pasado del 31,1% del informe anterior al 34,3%.

Ha superado por primera vez al alcohol como causa de petición de ayuda: más de un tercio de quienes acuden a Proyecto Hombre son cocainómanos. Sí, en masculino: los hombres consumen 11 veces más esta droga que las mujeres. Es el principal motivo de tratamiento en dos tramos clave de edad: de los 18 a los 28 años y de los 29 a los 39 años.


El Informe, realizado con una muestra de 2.960 personas y a través de EuropASI es, según Elena Presencio, directora general de Proyecto Hombre, "el único en toda Europa con este volumen de datos y estas características".

Ni yonkis ni forrados

Los datos recabados por la Asociación en colaboración con Obra Social La Caixa y el Plan Nacional sobre Drogas concuerdan, ha asegurado Presencio, con los que se manejan en informes continentales como el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías: "Se refleja un aumento generalizado del consumo de cocaína en...

Sigue leyendo en El HuffPost