Vuelve el ‘baile’ de coches a Nueva York tras recuperar su regla de aparcamiento y limpieza

·4 min de lectura

Durante dos años, debido a la pandemia del coronavirus, la norma conocida como Alternate Side Parking (ASP) que impera en Nueva York sobre el estacionamiento de vehículos en la calle y la limpieza de las mismas desde hace décadas fue modificada. Ahora, ha anunciado la ciudad, esta vuelve a estar operativa desde esta semana a pleno rendimiento para, como apuntan en The Guardian, quebradero de cabeza de los neoyorquinos con vehículo propio que se habían acostumbrado a no tener que mover su coche más que una vez por semana.

Unas señales con una 'p' mayúscula y el dibujo de una escoba indican cuándo esos tramos de calle deben estar libres de vehículos para ser limpiados. (Foto: Universal Images Group via Getty Images)
Unas señales con una 'p' mayúscula y el dibujo de una escoba indican cuándo esos tramos de calle deben estar libres de vehículos para ser limpiados. (Foto: Universal Images Group via Getty Images)

Como se puede ver en el portal oficial de Nueva York donde se recoge esta norma, cuya traducción sería estacionamiento lateral alternativo, consiste en que los vehículos estacionados en un determinado lado de la calle deberán ser movidos en días concretos a horas concretas para facilitar las tareas del servicio de limpieza. Durante dos años esto se ha hecho solo una vez por semana. Sin embargo, desde este jueves se vuelve al plan original de dos veces a la semana.

Para quienes no estén familiarizados con el funcionamiento de este sistema, en el citado portal se explica que “las reglas de ASP se publican en letreros con una ‘P’ cruzada por una escoba e indican los días y horarios en que no se permite estacionar. Cuando ASP es efectiva, no puede estacionar en el lado de la calle que se está limpiando. Las reglas se aplican durante todo el tiempo publicado en el letrero, incluso si ha pasado un barrendero”.

Esto lo que implica para los propietarios de los vehículos aparcados en las calles neoyorquinas es que cuando toca que pase el servicio de limpieza donde está su coche deben quitarlo. De lo contrario pueden ser multados con 65 dólares (63,66 euros). Según publica The Guardian, la recuperación de la frecuencia habitual de la norma en las calles neoyorquinas devolverá a la ciudad la imagen de conductores circulando sin rumbo aparente en busca de un lugar libre donde poder aparcar tu coche mientras limpian el tramo de calle en el que estaba antes. Y, teniendo en cuenta el problema de estacionamiento de la ciudad que nunca duerme, dar con un espacio libre no es sencillo.

Es por eso que, según cuenta el citado diario británico, hay quienes lo que hacen es quedarse en el coche durante todo el tiempo establecido para la limpieza. Cuando llega el barrendero, se mueven y vuelven a ocupar el mismo hueco una vez este ha terminado. El panorama, explican, ya era complicado antes. Ahora, con el aumento de matriculaciones, todo hace pensar que será más difícil.

La ASP está tan arraigada en la cultura de la propia ciudad que, como recuerda The Guardian, existen sketches al respecto, referencias al mismo en programas de televisión y series y también ha dado lugar a distintas informaciones en medios y blogs.

La política de limitar a un solo día la aplicación de la norma durante la pandemia fue aprobada por el alcalde Bill de Blasio. Pero Jessica Tisch, nueva responsable del departamento encargado del saneamiento de Nueva York, ha decidido recuperar la frecuencia anterior. “Sé que es doloroso mover el automóvil, pero, seamos realistas, necesitamos que la gente lo haga para permitir que nuestras escobas le den a la ciudad el buen fregado que necesita”, ha resumido.

El estacionamiento lateral alternativo lleva vigente en la ciudad desde 1950 y cuenta con algunos detractores que abogan por eliminar el aparcamiento en las calles para dar más espacio a las aceras, carriles bicis o de autobús. Cory Epstein, director de comunicaciones de Transportation Alternatives, en declaraciones recogidas por el citado medio británico, argumenta que “la conversación no debe ser sobre un día de lado alternativo versus dos, sino cómo la ciudad de Nueva York puede reimaginar los bordillos para que sean algo más que un simple almacenamiento gratuito para vehículos privados de varias toneladas”.

EN VÍDEO | Conoce al hombre que se gana la vida siendo el Hombre Rata de la ciudad de Nueva York

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente