Nora Salinas y la tristeza que llegó a su vida cuando por fin dejó de ser la eterna villana de la TV

Miguel Cane
·5 min de lectura

Han transcurrido dos décadas desde que Nora Salinas diera un giro radical a su carrera al aceptar el rol de la famosa ‘Tía Pelucas’ en la exitosa telenovela ‘Carita de ángel’, que la llevó a trascender fronteras y solidificar su presencia en televisión.

No obstante, el éxito se vio eclipsado por varios años debido a los problemas surgidos con su primer marido, que le costaron efectivamente la custodia de su hijo mayor, José Miguel. Pero esto podría cambiar ahora que él alcanza la mayoría de edad, algo que daría enorme felicidad a la protagonista de ‘Fuego en la sangre’ y ‘María Belén’.

Nora Salinas. (Photo by Medios y Media/Getty Images)
Nora Salinas. (Photo by Medios y Media/Getty Images)

Cuando Nora debutó en TV hace 25 años, fue como una de las villanas juveniles de la maratónica telenovela ‘Agujetas de color de rosa’, que producía Luis de Llano Macedo, y en la que era rival de Natalia Esperón. Posteriormente volvió a los foros como la antagonista en ‘Confidente de secundaria’, esta también una producción tan extensa que la joven actriz permaneció prácticamente 2 años en pantalla sin interrupción. Este trabajo fue tan agotador que en cuanto pudo, Nora viajó a Reynosa, la ciudad fronteriza donde se crió, para estar cerca de sus hermanos y de su madre, Nora, que siempre apoyó sus decisiones, aunque sus vacaciones no duraron mucho ya que fue llamada inmediatamente para encarnar a Gracielita Peñarreal en ‘Esmeralda’, al lado de Leticia Calderón y Fernando Colunga.

Con solo 21 años, Nora estaba consolidándose rápidamente como una actriz en demanda, que además presentaba un talento palpable.

Sin embargo, algo que a Nora le preocupaba era verse encasillada y esto era porque después de ‘Esmeralda’ solo le ofrecían papeles de villana o adúltera, algo que en su momento la incomodaba, pues generaba una imagen pública que no la satisfacía. Como se sabe, el público mexicano rara vez perdona y jamás olvida, así que cuando le ofrecieron otro papel de villana después de su participación como la envidiosa Fedra en ‘Rosalinda’, al lado de Thalía, Nora se armó de valor y notificó a los ejecutivos de Televisa que prefería tomarse un año y estudiar mientras le hacían propuestas, que repetir lo mismo.

“Me ofrecí a hacer castings, a tomar papeles más pequeños, hacer unitarios, lo que fuera, antes de seguir de villana”, comentó en su momento en una entrevista con Jesús Gallegos en Radio Fórmula. “Ya estaba harta de ser mala, y de que la gente pensara que no podía hacer otra cosa. Así que me tomé un año, hasta que me llamó Nicandro Díaz para ‘Carita de ángel’ y me cambió literalmente la vida”.

Nora Salinas. (Photo by Medios y Media/Getty Images)
Nora Salinas. (Photo by Medios y Media/Getty Images)

El productor – con quien Nora ha trabajado más en su carrera – la invitó a encarnar a Estefanía Larios, la excéntrica ‘Tía Pelucas’ en la nueva versión que realizó del clásico de Abel Santacruz ‘Mundo de juguete’ en el 2000. El personaje, una excéntrica aristócrata con un insólito afecto por las pelucas de colores coordinados, que es la cómplice incondicional de su sobrina Dulce María (Daniela Ahedo) en sus aventuras. Al mismo tiempo en que la telenovela – donde compartía créditos con Miguel de León, Lisette Morelos y Juan Pablo Gamboa, así como Joaquín Cordero, Libertad Lamarque y posteriormente Silvia Pinal – se convirtió en un hit, Nora cosechó mucha popularidad gracias a una serie de cápsulas que aparecían en el programa ‘Hoy’ en los que, en personaje, Nora y la pequeña Ahedo, daban consejos que promovían valores en los niños tales como la generosidad, la obediencia, la lectura y la higiene personal.

Con este personaje, Nora encontró la otra cara de la moneda, en lo que a fama respecta: donde antes le reclamaban en los supermercados por ser tan mala, ahora hordas de niños y sus padres la seguían y le manifestaban cariño, todo esto muchos años antes de que existieran las redes sociales que hoy tanto influyen en las fortunas e imagen de los intérpretes. De hecho, aún hoy, 20 años más tarde, Nora sigue siendo recordada como ‘Tía Pelucas’ y es el personaje al que más cariño tiene, según ha dicho.

Ahora bien, si ese personaje le trajo un cambio, también vino un cambio en su vida que tuvo ramificaciones largas y fuertes.

Mientras Nora grababa ‘María Belén’, la telenovela que marcó la primera aparición de Danna Paola en TV, conoció a un empresario queretano, Miguel Borbolla, con quien se casó después de un brevísimo noviazgo, paralizando todos sus planes para dedicarse a la maternidad, al nacer su primogénito, José Miguel, el 1ro de septiembre de 2002.

En 2004, al regresar a los foros como protagonista de ‘Amy, la niña de la mochila azul’, Nora anunció que se había separado de Borbolla. Posteriormente seguiría un largo y tortuoso proceso de divorcio, durante el cual Borbolla esgrimió calumnias y golpes bajos para despojar a Nora de la custodia de su hijo. Esto ha sido posiblemente el golpe más duro que ha llevado la actriz, más aún que la disolución de su segundo matrimonio con Mauricio Bécker, el padre de su hija Scarlett (nacida el 20 de julio de 2010), a quien denunció por violencia intrafamiliar cuando se separaron, algo muy cercano a su interpretación de una esposa maltratada en ‘Cicatrices’, película de Paco del Toro, por la que ganó una Diosa de Plata (el segundo premio cinematográfico más importante en México, después del Ariel).

Nora Salinas y Mauricio Becker en el 2010. (Photo by Victor Chavez/WireImage)
Nora Salinas y Mauricio Becker en el 2010. (Photo by Victor Chavez/WireImage)

Aunque Nora no ha podido estar con su hijo tanto tiempo como quisiera, y se perdió momentos de su infancia – lo que es realmente imperdonable – ella ha conseguido, según se ha visto en Instagram, mantener una relación cálida en la medida de lo posible con José Miguel, que ahora es mayor de edad y por lo mismo, está en la posición de poder elegir con cuál de sus padres puede convivir, en total libertad. Esto significaría que la mayor tristeza de Nora – que ha cultivado una relación de cariño entre los hermanos, aún pese a la distancia, y ahora se encuentra en un buen momento en pareja con Agustín Arana, a quien conoció en las grabaciones de ‘La fea más bella’, aunque su relación la iniciaron en 2012–, podría acabarse al reunir a sus hijos con ella y poder ser feliz al fin.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Cynthia Klitbo y el 'final feliz' que podría poner fin a su desdicha en el amor

Paola Rojas y la bofetada con guante blanco a quienes la atacaron en su peor momento

El día que Cristian Castro dejó de ser un cantante popular para convertirse en un meme de carne y hueso

Michelle Salas, la hija de Luis Miguel que no necesitó de la fortuna ni la fama de su papá

Luis Miguel: el negocio que podría mantener su costoso estilo de vida ahora que no tiene voz

Jaime Camil Garza, el millonario de México de fiestas fastuosas que apagó sus propios reflectores

EN VIDEO: Yuri baila disfrazada de la Virgen María y recibe críticas