Nocilla desembarcó en España con unos anuncios que hoy serían un auténtico escándalo

El revisionismo en el mundo de la publicidad es una práctica que muchos consideran injusta, ya que no es lícito juzgar un spot de hace décadas bajo el prisma actual. La sociedad ha evolucionado, la conciencia colectiva ha cambiado y el consumidor se ha vuelto más exigente al reclamar que las compañías transmitan valores positivos. Pero en los 70 no era así… Pocas marcas saldrían airosas si analizamos en detalle los anuncios que hicieron hace medio siglo, y Nocilla no sería precisamente una de ellas.

La crema de cacao de origen español es recordada por su mítico eslogan de “leche, cacao, avellanas y azúcar” (imposible no cantar “Nocillaaa”), pero sus primeras campañas llaman la atención por otra cosa.

Imagen de una campaña de Nocilla. Fuente: Centro de Documentación Publicitaria
Imagen de una campaña de Nocilla. Fuente: Centro de Documentación Publicitaria

Para ponernos en contexto debemos remontarnos a 1968, cuando la empresa Starlux se marcó el ambicioso reto de plantar cara a la exitosa Nutella y lanzó al mercado Nocilla. Para posicionarse en un momento de consumo concreto empezaron apostando por la merienda, trabajando la sencilla frase de “Nocilla, qué merendilla”.

La marca no tardó en ir más allá y buscó con ahínco el vínculo con el deporte y la alimentación sana. De esa época es precisamente el eslogan que a día de hoy hace que muchos se echen las manos a la cabeza: “La merienda de los hombres fuertes”.

Basta con ver los anuncios para percibir la masculinidad que transmiten. En uno aparecen unos niños jugando al fútbol, en otro hay niños saltando vallas en una carrera… Ni rastro de una niña en esos dos spots, lo cual no deja de ser un fiel reflejo de cómo era la sociedad en esa época.

Curiosamente, sí hay una pieza donde se ve a una niña haciendo natación, aunque resulta muy chocante escuchar “estos son los hombres fuertes de Nocilla” y ver una figura femenina. ¿Quizá se dieron cuenta del error cuando ya era demasiado tarde y trataron de enmendarlo?

Sea como fuere, con el tiempo la marca fue afinando sus campañas publicitarias hasta convertirse en un clásico de la publicidad española. No parece casual que el Centro de de Documentación Publicitaria, al que apunta Nocilla desde su propia web, solo recoja sus anuncios de TV desde 1982. No parecen sentirse muy orgullosos de esas primeras piezas, lo cual es sin duda una buena señal.

VÍDEO: Twitter en manos de Elon Musk: ¿qué viene para la red social?