Segunda noche de disturbios por protestas contra toque de queda en Holanda

·2 min de lectura
La policía antidisturbios, que recurrió al uso de cañones de agua, se enfrentó con grupos de manifestantes en la ciudad portuaria de Róterdam

Varias ciudades de Holanda fueron escenario de disturbios este lunes, por segunda noche consecutiva, tras la imposición, este fin de semana, de un toque de queda para luchar contra la pandemia.

La policía antidisturbios, que recurrió al uso de cañones de agua, se enfrentó con grupos de manifestantes en la ciudad portuaria de Róterdam, así como en la pequeña ciudad de Geleen (sur), cerca de Maastricht, reportaron la policía y medios de comunicación.

Algunos reportajes mostraban a la policía persiguiendo a los alborotadores en La Haya y en Bolduque (sur).

Más de 70 personas habían sido arrestadas hacia las 22H00 GMT, según la cadena holandesa NOS.

La policía de Geleen había indicado previamente en un tuit: "hay una confrontación entre la policía, la policía antidisturbios y jóvenes alborotadores que están tirando fuegos artificiales".

En Róterdam, la policía uso un cañón de agua para desperdigar a los manifestantes, según NOS.

El alcalde de la ciudad, Ahmed Aboutaleb, publicó un decreto de emergencia en el que ampliaba los poderes de la policía para arrestar.

"Se han llevado a cabo cargas y arrestos por parte de la policía antidisturbios", indicó en un tuit el Ayuntamiento de Rotérdam, en el que instaba a la población a "abandonar la zona".

En imágenes publicadas en redes sociales se veía a un grupo de alborotadores saqueando una tienda en Bolduque y a un fotorreportero siendo golpeado con un ladrillo en la cabeza, en Harlem, víctima de una muchedumbre enfurecida que lo perseguía.

En La Haya, los antidisturbios también cargaron contra los manifestantes y llevaron a cabo arrestos, aunque no precisaron el número exacto.

Los incidentes de esta noche siguen a los de la víspera, cuando se registraron altercados en Ámsterdam, Eindhoven, La Haya, Breda, Arnhem, Tilbourg, Enschede, Appeldoorn, Venlo y Ruremond.

El domingo, la policía detuvo a unas 250 personas tras utilizar cañones de agua y gases lacrimógenos para dispersar protestas en Ámsterdam, Eidenhoven y otras ciudades, según los medios locales.

El lunes por la noche, alcaldes de varias ciudades anunciaron que introducirían medidas de emergencia para intentar evitar más altercados.

El sábado entró en vigor en Holanda el primer toque de queda (21H00-04H30) en el país desde la Segunda Guerra Mundial, en el marco de la lucha contra la pandemia del covid-19, y estará vigente hasta al menos el 9 de febrero.