Con el Nobel de Física a un italiano, se rinde homenaje a los "chicos de Via Panisperna"

·3 min de lectura
Giorgio Parisi, en la Academia de los Linces, la academia de ciencias italiana, tras conocerse la concesión del Premio Nobel de Física, el 5 de octubre de 2021 en Roma (AFP/Alberto Pizzoli)

Con el otorgamiento este martes del premio Nobel de Física 2021 al italiano Giorgio Parisi, experto en el desorden en los sistemas complejos, el mundo científico premia también a la prestigiosa escuela romana de física nacida hace casi un siglo con los "chicos de via Panisperna".

"Es muy importante este premio para la física italiana, porque muchos físicos italianos se lo merecían y no lo obtuvieron. Además es importante que se premie a un físico que trabaja en Italia", declaró a la prensa Parisi al ingresar en Roma a la prestigiosa Academia de los Linces, la academia de ciencias italianas, pocas horas después de conocer la noticia.

Parisi, de 73 años, fue además presidente de esa academia del 2018 al 2021, entre las más antiguas del mundo, fundada en 1603 y de la que formó parte Galileo Galilei.

La referencia hecha por el prestigioso científico a sus colegas italianos resulta un reconocimiento indirecto al grupo de jóvenes científicos liderados por Enrico Fermi, que en 1934, en la céntrica calle romana de Panisperna, realizaron el famoso descubrimiento de los neutrones lentos que abrió las puertas a la construcción del reactor nuclear y, posteriormente, de la bomba atómica.

Además de Fermi, que obtuvo el Nobel en 1938, los otros miembros del grupo eran: Edoardo Amaldi, Ettore Majorana, Bruno Pontecorvo, Franco Rasetti y Emilio Segre.

En 1938, a causa de las leyes raciales contra los judíos, proclamadas durante el fascismo y ante la inminencia de la Segunda Guerra Mundial, el grupo se disolvió y la mayor parte de sus miembros emigraron.

La historia fue narrada en un filme de Gianni Amelio en 1989, en la que cuenta el entusiasmo pero también los miedos ante uno de los grandes descubrimientos en el campo de la física nuclear.

- Más fondos para la investigación -

El temor de que los descubrimientos terminaran en manos equivocadas para transformarse en poderosas armas de destrucción, resultó más decisivo que el amor por la física, que los había unido tanto, y finalmente casi todos "los chicos" tomaron caminos diferentes.

"Giorgio Parisi forma parte de la escuela de física romana, cuyo nivel ha sido siempre muy alto, y que ha contado con personalidades como Fermi, Pontecorvo, Majorana y que siguió desarrollándose después de la Segunda Guerra Mundial, gracias a físicos muy importantes", explicó a la AFP, Marco D'Eramo, quien estudió con Parisi en la Universidad La Sapienza de Roma.

El nuevo nobel italiano aprovechó la ocasión para pedir más fondos para la investigación científica en Italia y se pronunció sobre el cambio climático, uno de los temas que conciernen a sus investigaciones, ya que estudia lo que ha llamado "fenómenos nuevos".

"El futuro se construye con la investigación científica", subrayó este martes Parisi.

"Creo que el premio es importante no solo para mí, sino también para los otros dos premiados, porque el cambio climático es una gran amenaza para la humanidad y es extremadamente importante que los gobiernos actúen con determinación lo más rápido posible", agregó.

Parisi fue premiado junto con dos expertos en la modelización física del cambio climático, el nipo-estadounidense Syukuro Manabe y el alemán Klaus Hasselmann.

Además de Parisi han ganado el nobel de Física los italianos Enrico Marconi (1908), Emilio Segre (1959), Carlo Rubbia (1984) y Riccardo Giacconi (2002).

kv/mb

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente