"Naturistas" contra "fiesteros": el enfrentamiento que divide a la capital nudista del mundo

Para la comunidad de nudistas el condado de Pasco, en el estado de Florida, en Estados Unidos, es algo así como su capital en este planeta. Un verdadero paraíso donde se reúne durante todo el año la mayor cantidad de personas que ha decidido vivir como Dios las trajo al mundo.

Este es un estilo de vida que ayuda a estar bien con el cuerpo. (Foto Getty Creative)

Pero la paradisíaca zona de tolerancia en ese condado, en el área de Tampa Bay, conformada por unos 13 resorts y vecindarios nudistas que ocupan un tramo de 24 kilómetros de la Ruta 41, no es para nada una copia fiel de aquel Edén donde solían “contar estrellas” Adán y Eva antes de conocer a la serpiente y comer la manzana del árbol prohibido.

Allí la pelea no es solo contra la incomprensión social en torno a su estilo de vida. La ley exige vestimenta en todas partes fuera de los confines de cada resorts o vecindario.

Si bien comparten -digamos- un mismo enemigo, su “paraíso” está dividido en dos bandos encontrados entre sí por las distintas maneras con las que asumen el nudismo como estilo de vida, según reporte del diario The Guardian.

Por un lado están los “Naturistas”, como les gustan que los llamen, que se asocian al Resort Nudista Familia Lake Como. Del otro, Caliente Club and Resort, reconocidos por sus alocadas fiestas “swingers” y sus obscenas campañas en las redes sociales.

Ambos grupos representan el estilo nudista en Estados Unidos. Ambos comparten el objetivo común de normalizar su estilo de vida. Igual ambos bandos han desempeñado un papel importante en la economía local durante décadas.

El condado de Pasco está lleno de personas que han dejado sus vidas convencionales a favor de ese enclave para vivir como Dios los trajo al mundo. (Foto Getty Creative)

No son pocos los ingresos por impuestos a las camas y a las ventas que generan los 10,000 residentes permanentes y casi un millón de turistas anuales que atraen hasta su comunidad, y con ese dinero ayudan a financiar desde los distritos escolares hasta la policía.

Según un estudio de impacto económico en la industria nudista en Florida, hecho en 2017, por la la  Asociación Estadounidense de Recreación Desnuda (AANR) y la Asociación Estadounidense de Viajes Desnudos de la Región de Florida, en ese estado hay 34 complejos nudistas con 5.100 habitaciones reservables.

En 2016, aproximadamente 2.2 millones de visitantes reservaron 1.2 millones de habitaciones. El gasto directo resultante fue de 4,300 millones de dólares, lo que se traduce en 7,400 millones de dólares en impacto económico total solo en Florida.

El origen de la capital nudista

De acuerdo con Mike Kush, integrante del grupo del Lake Como, ellos son los originales. Son los más antiguos en la comunidad.

Según la historia que cuenta, todo comenzó en 1941, cuando Ava Weaver Brubaker, un abogado de impuestos de Tampa, compró gran parte de esos terrenos, después de que su médico le recetara tomar el sol desnudo para tratar una rara enfermedad de la piel.

Él y su esposa Dorothy se aficionaron a la práctica y comenzaron a invitar a sus amigos. En unos pocos años estaban sacando anuncios clasificados en revistas nudistas y vendiendo membresías.

Varios de los "resorts" que conforman hoy la comunidad no son más que un grupo de parques de casas rodantes con jardines o rodeados de muros de estuco.

También en la actualidad hay un vecindario o resort para cada gusto: parejas, solteros, “swingers”, familias multigeneracionales, personas LGBTQ y hasta jubilados.

Getty Creative

Un abismo ideológico

Sin embargo, a medida que los diferentes tipos de nudistas se fueron trasladando al condado de Pasco, a lo largo de los años, se ha ido creando un abismo entre los dos grupos fundamentales de la comunidad.

Por un lado está el grupo del Lake Como, que defiende los valores nudistas tradicionales: sin matices sexuales y donde los niños son bienvenidos.

Su desnudez ha ido evolucionando hacia la tendencia naturista, que preconiza una vuelta a la forma primigenia de vivir, con la finalidad de favorecer el respeto a uno mismo, a los demás y al medio ambiente

Del otro, Caliente Club and Resort, conocidos también como los fiesteros. Les achacan que son sexualmente abiertos y experimentales, aunque no permiten a nadie menor de 21 años porque creen que “la desnudez, el alcohol y los niños realmente no se mezclan”.

Según Rich Pasco, cuando él compró su casa en Caliente, una de las primeras construidas en 2004, el lugar aún daba la bienvenida a las familias y tenía las mismas reglas que Lake Como. "Los adultos y los niños estaban desnudos en la piscina, y no había nada malo".

Pero eso cambió cuando el resort comenzó a perder dinero. No pudieron seguir sobreviviendo de las membresías. La nueva gerencia comenzó a vender sexo para atraer a extraños en lugar de familias desnudas. Y ahí comenzó la división ideológica que aún hoy enfrenta a los residentes.

Los residentes del Lake Como han luchado durante décadas por tratar de borrar la asociación pública del nudismo con la desviación sexual, mientras que Caliente, por el contrario la admite. Ambos viven de vender membresías de fines de semana y alquileres para vacaciones.

Caliente es el complejo nudista más "exclusivo" del mundo, con un spa de servicio completo, gimnasio, chozas con techo de paja, cinco piscinas, ocho bares, restaurantes y sex shop en el lugar. De hecho hace cinco años, fue despedido de la AANR por dañar la reputación del "nudismo social familiar".

"Es triste cómo el mundo exterior nos menosprecia", dijo Karyn McMullen, presidenta de la cooperativa del Lake Como, al diario The Guardian. Para ella el mayor error sobre su estilo de vida es creer que es de naturaleza sexual. "No tiene absolutamente nada que ver con el sexo", aseguró. "Es mucho más profundo que eso".

Ya sea que se criaron en familias nudistas o se les presentó como adultos, el condado de Pasco está lleno de personas que han dejado sus vidas convencionales a favor de este enclave.

Muchos aseguran que quitarse allí la ropa lleva a una disolución inmediata del ego: una vez que ya no están cubiertos los cuerpos, las diferencias se vuelven invisibles. Para ellos esa es la única forma de lograr una auténtica paridad social.

"Nos quitamos nuestros temores e inhibiciones cuando llegamos aquí", expuso McMullen, quien vive en el complejo desde 2012. "Simplemente confiamos el uno en el otro".