‘No tenían otra opción’: doctores estadounidenses tratan a refugiados sirios en Jordania

Jihad Shoshara, pediatra de Chicago, trata a un niño beduino de dos años de una infección en las vías respiratorias superiores en Ma’an (Jordania) en abril de 2016 (Foto: cortesía de Jihad Shoshara).

La Sociedad Médica Siria-Estadounidense (SAMS) está planeando una misión de seis días con el envío de médicos estadounidenses para atender a los refugiados de los campos y guetos de Jordania.

Jihad Shoshara es un pediatra de 47 años nacido y criado en Chicago que estudió en la Universidad de Chicago. Es el encargado de organizar esta misión que el 8 de abril enviará personal médico a la región de Amman, capital del país y ciudad con más habitantes.

SAMS es la organización no gubernamental más grande de los Estados Unidos. Ayuda prestando atención médica a refugiados sirios con voluntarios de Estados Unidos y de otros países del mundo. En este viaje, serán cerca de 70 voluntarios, incluidos pediatras, médicos generalistas, cirujanos plásticos y ortopédicos, odontólogos y traductores. Esta será la segunda expedición dirigida por Shoshara.

“Básicamente, está destinada a brindar experiencia para ayudar con la atención médica a los refugiados”, eso dijo Shoshara a Yahoo News. “Son refugiados porque no tienen otra opción. Y no buscan nada más que su propia seguridad y sanarse”.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados tiene registrados 650.000 refugiados oficiales procedentes de Siria viviendo en Jordania. Esto supone aproximadamente un 10% de la población total de Jordania.

Según Amnistía Internacional, el 93% de refugiados sirios en zonas urbanas de Jordania viven en la pobreza. En solo cinco países se concentran más de 4,8 millones de refugiados: son Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto.

Jihad Shoshara haciendo de voluntario en el centro médico del campo Zaatari para refugiados sirios en Jordania, marzo de 2015 (Foto: cortesía de Jihad Shoshara).

Jihad Shoshara haciendo de voluntario en el centro médico del campo Zaatari para refugiados sirios en Jordania, marzo de 2015 (Foto: cortesía de Jihad Shoshara).

“Los refugiados en la mayoría de países que rodean a Siria no tienen acceso a un sistema que les brinde asistencia. No tienen acceso a atención sanitaria o a un trabajo legal, y sus hijos no tienen acceso a un sistema educativo. Luego están realmente atrapados”, continúa Shoshara. “Para la mayoría de pacientes, la atención que vamos a brindar significará la única o la segunda vez que interactúen realmente con un médico”.

Siria es el epicentro de la mayor crisis de refugiados del mundo en nuestro tiempo. El Instituto de la Universidad Europea estima que 11 millones de sirios han dejado sus casas desde que comenzó la guerra civil en Siria en marzo de 2011.

Shoshara ha visto de cerca los efectos de guerra civil siria en su propia familia. Su madre nació y creció en Estados Unidos, pero su padre es originario de Damasco, capital situada al suroeste de Siria. Tenía siete tías y tíos viviendo en Damasco antes del estallido de la guerra. Tenía 45 primos solo del lado de su padre. Shoshara también vivió en Damasco durante un breve período en su época de universitario, y su último viaje para visitar a su familia fue en 2009.

“Cuando comenzó la guerra, la familia quedó destrozada. Se rompió. Ahora todo el mundo tiene a 14 familiares refugiados en Europa”, dijo.

Sin ir más lejos, tal y como explica Shoshara, el año pasado algunos de sus parientes cruzaron en lanchas de Turquía a Grecia y continuaron a pie por Europa del Este.

Hace dos años se involucró en las misiones médicas, cuando el SAMS organizó el primer viaje a Jordania. El año pasado se le pidió que ayudara a organizar la misión.

A Shoshara le interesaba corregir varias concepciones erróneas sobre la crisis de los refugiados. Dijo que es lamentable que la situación de los refugiados se haya politizado y que frecuentemente desde Occidente solo se considere en términos de seguridad nacional. Dice que a los refugiados les gustaría volver a Siria mañana mismo si estuviesen seguros.

Jihad Shoshara examina una lesión en la parte posterior de la cabeza de un refugiado después de que la cardióloga Ateka Gunja examinase su corazón, en Irbid (Jordania), abril de 2016 (Foto: cortesía de Jihad Shoshara).

“Nadie quiere ser un refugiado. Nadie en Siria quería marcharse. Era su país natal. Nadie quiere irse de su casa. Todos mis parientes, ellos nunca quisieron marcharse. Se fueron porque les preocupaba ser asesinados”.

En noviembre de 2016, el llamamiento de Naciones Unidas para proporcionar ayuda humanitaria durante un año en Siria solo recaudó un 56% de la financiación necesaria. En Siria, hay 13,5 millones de personas que necesitan asistencia, 6,3 millones son desplazados internos y 4,9 millones están rodeados en lugares de difícil acceso, según informa la agencia humanitaria CARE.

Millones de niños siros están creciendo en la miseria sin recibir nutrición y educación adecuadas. Shoshara dijo que ha visto incontables niños desnutridos que arrastran cicatrices físicas y psicológicas. Los catalogó como “una generación perdida” y dijo que esto podría convertirse en un problema más amplio para la comunidad internacional si simplemente se los deja tirados y olvidados en los campos de refugiados.

Los voluntarios se hospedarán en un hotel y lo pagarán con sus propios medios económicos. Algunos doctores se encontrarán con salas de esperas repletas de gente y atenderán paciente a paciente. De esta forma, cada médico podría atender hasta 80 personas por día en zonas urbanas o 20 en zonas más remotas. En un caso u otro, los médicos se están preparando para seis días de intensa actividad clínica de atención básica.

Shoshara dice que generalmente los doctores vuelven a sus casas con una percepción renovada de lo afortunados que son por vivir en los Estados Unidos, y pensando en cómo pueden prestar un mejor servicio a aquellas personas más desfavorecidas.

“Todos estos doctores van a ofrecer su tiempo. Todos van allí a darlo todo y a cansarse”, dice. “Aunque llevemos a todos los médicos de Estados Unidos, no vamos a resolver el problema de fondo que está provocando la crisis de los refugiados sirios”.

Michael Walsh
Periodista
Yahoo News

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines