No salgas en moto en noches de luna llena

Dos moteros durante una noche de superluna. (Imagen Creative Commons vista en cuenta Flickr de Chico Boomba).

Según la sabiduría popular, hay muchas cosas en nuestra vida que se ven afectadas por la luna llena. Obviamente la mayoría de esas cosas no tienen fundamento científico alguno, y no solo hablo de chorradas relacionadas con las supuesta querencia del hombre lobo por estas noches, sino también de otros mitos más “corrientes” como el que sostiene que esas noches nacen más niños.

Sin embargo lo cierto es que también hay algunos estudios científicos serios que tienen que ver con las fases de la lunación. Por ejemplo,en 2013 un equipo de investigadores suizos afirmó que cuanto más nos acercamos a la luna llena, más disminuye nuestra capacidad de dormir profundamente.

Aparte del sueño ¿hay más cosas que se ven negativamente afectadas por la luna llena? Bien, si hacemos casi a esta noticia que acabo de leer en The Guardian, hay algo que es mejor no hacer cuando todo el disco lunar refleja la luz del sol: andar en moto. En efecto, según indica un trabajo realizado por Donald Redelmeier (Universidad de Toronto) y Eldar Shafir (Universidad de Princeton), la probabilidades de morir de un accidente en noches luminosas de luna aumentan hasta un 5%.

¿Cómo es posible? Por lo que puedo leer, el trabajo de Redelmeier (profesor de medicina) y Shafir (profesor de psicología), que por cierto acaba de publicarse en la revista British Medical Journal, se basa en un análisis estadístico de los últimos 40 años de datos de accidentes de tráfico que involucraron a motoristas en las carreteras de los Estados Unidos.

Previamente hay que tener en cuenta el mayor riesgo de accidente que siempre aqueja a los motoristas. Redemeier lo ejemplifica asi: “el riesgo medio de sufrir un accidente al realizar un trayecto en moto, es mayor que el que sufre un conductor bebido y sin cinturón de seguridad al hacer ese mismo trayecto en coche. El riesgo es una de esas cosas que la gente no siente hasta que es demasiado tarde.”

Volvamos sobre el estudio. En Total ambos científicos analizaron los datos de 494 noches de luna llena acaecidas entre 1975 y 2014, en las que se tuvieron lugar 4.494 accidentes mortales.

Para analizar si las colisiones eran más comunes en esas noches, el equipo observó el número de accidentes nocturnos que se daban exactamente una semana antes y una semana después de cada luna llena, es decir en noches de “media luna”. Eso, señalan, les sirvió para asegurarse de que las comparaciones tuvieran en cuenta una serie de factores, incluidos el clima, el año, el día de la semana e incluso los cambios en el diseño de las carreteras y los niveles de tráfico.

Tomando todos estos datos en conjunto, los resultados revelaron que la media de accidentes que sucedían en noches de luna llena era de 9,1 mientras que, en comparación, el promedio en noches de “media luna” bajaba a 8,6. Esto significa que con luna llena se observó un 5% más de riesgo de colisión. El resultado se mantuvo independientemente de factores como la época del año y la década, así como la edad del motociclista, la potencia del motor y si usaron casco o no. “El 5% es un gran problema cuando se trata de seguridad vial”, sostiene Redelmeier.

Pero ahí no acaba la cosa. Cuando ambos investigadores observaron las 65 noches comprendidas en esas cuatro décadas en las que la luna fue especialmente brillante (nos referimos a las superlunas), el riesgo de sufrir un accidente nocturno mortal aumentaba aún más para los motoristas. Con una superluna, la probabilidad de perder la vida en moto era un 32% más alta en comparación con un día nomal de “media luna”, e incluso un 22% más elevada que en un día de luna llena.

Unos datos que sin duda hacen pensar. Tenlo en cuenta la próxima vez que salgas en moto de noche, y no te quedes embobado mirando la luna mientras vas sobre dos ruedas.