Con tres años, sale a la calle gritando “mi madre está muerta” para pedir ayuda

·2 min de lectura

Pasada la medianoche del miércoles, los gritos de un niño de corta edad alertaron a una vecina de Valladolid de que algo estaba pasando. El pequeño, de solo tres años, había salido de su casa y pedía ayuda para su madre, que se había caído desplomada al suelo y él creía que estaba muerta. Al llegar, la Policía comprobó que la mujer, en estado de embriaguez, se había desmayado, según publican varios medios regionales.

El sindicato policial Jupol en Valladolid compartió la historia del menor con esta imagen en su perfil en Twitter. (Foto: Captura de Twitter / @JupolValladolid)
El sindicato policial Jupol en Valladolid compartió la historia del menor con esta imagen en su perfil en Twitter. (Foto: Captura de Twitter / @JupolValladolid)

“Mi madre está muerta”, gritaba el menor. Una mujer le oyó y llamó a la Policía, ha recogido El diario de Valladolid, que sitúa el suceso en el barrio de Vadillos vallisoletano. Una vez llegaron los agentes y comprobaron que su madre no había fallecido, se llevaron al niño a dar un vuelta, como puede verse en la foto publicada por el sindicato policial Jupol en su perfil en Twitter, mientras intentaban localizar a algún familiar que se hiciese cargo de él.

Según ha detallado El Norte de Castilla, el niño vio que su madre se caía al suelo y salió fuera de casa para pedir ayuda. La vecina que lo escuchó y atendió en un primer momento llamó a la Policía inmediatamente y hasta la zona se desplazaron varias patrullas. Al llegar comprobaron que lo que le ocurría era que la madre del pequeño se encontraba en estado de embriaguez. Avisaron a Emergencias para que enviasen una ambulancia, en la que fue trasladada al hospital.

La mujer se encontraba en una vivienda de un segundo piso, tirada en el suelo. Durante unos 20 minutos los agentes intentaron que reaccionase. Según el testimonio de los vecinos con los que ha hablado El Norte de Castilla, “el niño estaba tranquilo, tenía conversación y estaba muy espabilado para tener tres años. Era él mismo el que proporcionaba todo tipo de datos a los agentes”.

Durante dos horas, varios agentes desplazados hasta la vivienda se ocuparon de menor y lo entretuvieron dando un paseo con él hasta que localizaron a su padre, con el que se comunicaron por teléfono para que se hiciese cago de él. No fue sencillo encontrarlo, han explicado los medios regionales. La otra opción que barajaron fue la de que se ocupase de él su hermano mayor, de 17 años y que se encuentra internado en un centro de menores. También localizaron a una abuela, pero reside en Madrid.

Tras ubicar al padre en Valladolid, trasladaron al niño hasta su casa y él se hizo cargo de él.

EN VÍDEO | Salvado por la tecnología: Un dron rescata a un niño ahogándose en el mar de España

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente