A punto de cumplir los 5 años, se queda huérfano por culpa del coronavirus

M. J. Arias
·3 min de lectura

La historia de Raiden González, de la que desde hace unos días se están haciendo eco los medios de comunicaciones estadounidenses, es una de las más trágicas y emotivas que está dejando la pandemia del coronavirus. A punto de cumplir los cinco años, este pequeño de San Antonio se ha quedado huérfano por culpa del COVID-19. Primero fue su padre, en junio. 102 después, su madre, como recoge la NBC.

Raiden González ha perdido a su padre y su madre por culpa del coronavirus con 102 días de diferencia. (Foto: GoFundMe)
Raiden González ha perdido a su padre y su madre por culpa del coronavirus con 102 días de diferencia. (Foto: GoFundMe)

“Esta misma mañana me dijo que deseaba tener a su madre de regreso y que solo la quería de vuelta. Le acabo de decir que ahora son ángeles que nos vigilan”, contaba la abuela materna de Raiden a la cadena estadounidense. Rota por el dolor de perder a su yerno y a su hija en tan corto periodo de tiempo, Rozie Salinas asegura que ahora mismo su nieto “es lo que me hace seguir adelante”.

La tragedia de esta familia se desató en junio de este año, cuando Adan González, camionero de profesión, tuvo que ser ingresado en el hospital. Unos días después le comunicaban que había dado positivo en el test para detectar el coronavirus. El 26 de junio, tres semanas después de ingresar, fallecía. Tenía 33 años.

Su mujer, Mariah, quería haber rendido homenaje a su pareja, pero, aún de luto, no le dio tiempo. En octubre empezó a sentirse mal y murió “repentinamente”, según recoge la NBC. Fue el 5 de octubre. Unos días después su madre recibía los resultados del test confirmando que había dado positivo y estaba enferma de COVID-19.

Raiden, del que su abuela dice ser un niño muy cariñoso y atento, echa mucho de menos a su madre. En una situación como esta y con su cumpleaños a la vuelta de la esquina, su abuela quiere que dentro de lo posible su nieto tenga un cumpleaños en el que disfrute de su día. Por eso está sacando fuerzas para prepararla una fiesta temática de coches con la ayuda de su hermana el próximo 28 de noviembre.

Una idea para la que están contando con la ayuda de multitud de personas que se han sumado para dar al pequeño una fiesta de cumpleaños que le ayude de alguna manera a sobrellevar estos momentos tan duros. “Tenemos varios clubes de camiones, motociclistas, clubes Mustang, autos clásicos, clubes Jeep, además del departamento de bomberos. Va a haber una gran participación”, ha resumido Salinas.

Además, la abuela del pequeño ha declarado ante las cámaras de la NBC que sigue llevando al niño a la guardería donde su madre era profesora porque allí “lo cuidan muy bien y saben cuál es su situación”. Una campaña de recaudación de fondos lanzada por parientes a través de GoFundMe ha recaudado más de 45.000 dólares (alrededor de 38.000 euros) para ayudar a Raiden y su abuela.

La tragedia de la familia González recuerda en parte a la de la familia Ayram, ocurrida en los primeros meses de pandemia. El 21 de abril moría Nada Ayram, de 46 años. Unas semanas después, a mediados de mayo, lo hacía Nameer, de 52 años. Refugiados iraquíes que habían huido de su país años atrás con destino a Estados Unidos, su fallecimiento dejó huérfanos a Nash, de 20 años y a sus hermanas Nadeen, de 18, y Nanssy, de 13.

EN VÍDEO | Niño pierde a ambos padres a causa de COVID-19