Un niño de 13 años, héroe a casi 1.300 kilómetros y por TikTok

M. J. Arias
·2 min de lectura

Un accidente y un directo de TikTok han unido a Trent Jarrett y Caden Cotnoir de por vida. Dos niños de 12 y 13 años, respectivamente, separados por 800 millas de distancia (12.874 kilómetros) y residentes ambos en Estados Unidos. Según cuenta la revista People, que ha recogido su historia y testimonios dados a otros medios, el primero sufrió un accidente de moto y el segundo se convirtió en su salvador en la distancia

El niño, de 13 años, presenció el accidente en directo de otro chaval y dio la voz de alarma.
El niño, de 13 años, presenció el accidente en directo de otro chaval y dio la voz de alarma.

Todo ocurrió durante una retransmisión en directo de Trent a través de la mencionada red social. Estaba haciendo un recorrido en su moto AVT cuando algo pasó y volcó. Él estaba en Virginia, donde reside con su familia. En el momento del accidente Caden, que comparte algunas aficiones con él como la caza, la pesca y las motos y por eso le sigue, estaba viendo su emisión y se dio cuenta de que algo no iba a bien desde New Hampshire.

“De repente, su teléfono se quedó en blanco, podías ver un poco de luz y escucharlo gritando pidiendo ayuda”, ha contado Cotnoir a la cadena WMUR. Al principio no entendía muy bien ni lo que pasaba ni lo que estaba escuchando, hasta que se dio cuenta que lo que gritaba el otro niño eran números. 

“Estaba gritando el número de teléfono de la casa de mis abuelos”, ha aclarado Jarrett, que en ese momento de nervios, miedo y dolor solo conseguía recordar ese número de teléfono. Cotnoir acabó por entenderlo y marcó el alertando a la familia de lo que estaba ocurriendo con su nieto. Los abuelos avisaron a los padres de Jarrett y acudieron rápidamente a su auxilio. Fueron 20 minutos de tensión hasta que llegaron donde su hijo, al que encontraron bajo el vehículo. 

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad


Por suerte, según ellos mismos han contado, solo sufrió algunos cortes y magulladuras. Pasado el susto y muy agradecidos por la ayuda recibida a cientos de kilómetros por Cotnoir, los niños mantuvieron un encuentro vía Zoom en el que se conocieron. “Solo me gustaría agradecerle por todo lo que ha hecho”, ha declarado Jarrett.

Matt Currier, padrastro del pequeño héroe, se ha mostrado muy orgulloso de su actuación. “Hizo lo que se suponía que debía hacer, dio con las personas adecuadas y funcionó. Fue un milagro de Pascua”, ha comentado el jefe del Departamento de Policía de Gilmanton en New Hampshire.

EN VÍDEO | Implora desesperada a un acosador que deje de seguirla por la calle