La niña que perdió a sus padres en el tiroteo de El Paso pregunta si el asesino la matará también a ella

Fari Rafa
Contributor

Los padres de Skylin Jamrowski, de 5 años, salieron de su casa en El Paso la mañana del 3 de agosto a hacer compras de rutina. La pequeña no tenía idea de que ese sería el último día que los vería con vida.

REUTERS/Callaghan O'Hare

En los planes de la pareja, Andre y Jordan Anchondo, estaba visitar el Walmart de Cielo Vista para comprar útiles escolares, pues se acercaba el primer día de la niña en la escuela y querían que estuviera preparada.

Ambos llevaban consigo a su hijo Paul, el hermanito de Skylin de apenas dos meses de edad, cuando un hombre armado abrió fuego dentro de la tienda y mató a más de una veintena de personas, en lo que la policía ha calificado como un acto de terrorismo doméstico alimentado por el odio hacia los inmigrantes hispanos en Estados Unidos.

“¿Está muerto mi papá?”, preguntó Skylin a su abuela después de enterarse de la masacre. Su padrastro, el hombre al que siempre ha llamado papá, murió en efecto junto a Jordan, no sin antes interponerse entre el tirador y su familia en un intento por salvar la vida de ambos.

Desafortunadamente, solo el pequeño Paul sobrevivió. Ahora se encuentra recibiendo atención médica por un par de fracturas y algunos moretones.

“El tirador había apuntado a Jordan. Andre saltó delante de ella. Y el tirador disparó a Andre, pero las balas lo atravesaron e impactaron a Jordan”, contó a CNN Misti Jamrowski, la madre de la mujer.

Curtis Reliford se arrodilla junto a una cruz en honor de Jordan Anchondo, una de las víctimas en un creciente sitio conmemorativo dos días después de un tiroteo masivo en una tienda Walmart en El Paso, Texas, EE. UU. 5 de agosto de 2019. REUTERS / Callaghan O'Hare

Skylin, la mayor de tres hijos, no pudo hacer otra cosa más que llorar. Pero algo terrible le preocupaba: “¿Va a venir a dispararme?”, le preguntó a su tía Leta Jamrowski.

El autor de la matanza, identificado por las autoridades como Patrick Crusius, de 21 años, de la ciudad de Allen, habría viajado durante nueve horas hasta El Paso para perpetrar la masacre. Tenía como objetivo asesinar al mayor número de “mexicanos” posibles.

En una ciudad fronteriza donde 8 de cada 10 habitantes son de origen hispano, el ataque supuso la muerte de unas 22 personas, 19 de origen latino, ocho de ellas de nacionalidad mexicana.

Leta aseguró que cada vez que le pide a Skylin que se mantenga cerca, la niña le cuestiona si la razón tiene que ver con “el malo”. “¿Él va a venir por mí también?”, le pregunta.

“Es triste porque acaba de cumplir 5 años. Que una niña de 5 años piense eso ya es inhumano”, comentó la tía.

Sobre Jordan, su hermana, Leta explica que era el tipo de mujer con “una personalidad que podía iluminar una habitación”. “Todos la amaban. Ella era una madre increíble. Daría cualquier cosa por esos niños. Incluso su vida”, acotó.

Para Paul Jamrowski, padre de Jordan, por más que estén unidos como familia, siempre será duro para los niños haber perdido a su mamá y papá. “No podemos reemplazar a mamá y papá. Es algo que no puedes reemplazar”, opinó entre lágrimas.

Entretanto, las hermanas y la madre de Jordan están lidiando con el dolor como mejor pueden: perdonando. “Lo perdonamos. Honestamente lo perdonamos. Rezamos por él. Esperamos que encuentre a Dios porque Dios es el que te enseña a ser amoroso”, sentenció Misti.