Nicaragua confisca bienes de Taiwán y los entrega a China tras romper relaciones diplomáticas

·5 min de lectura

La abrupta cancelación de relaciones diplomáticas con Taiwán continúa generando polémica con la confiscación del edificio donde operaba la antigua embajada de la isla en Managua y que fue transferida a China, con quien Nicaragua reestableció relaciones el 9 de diciembre.

Viejos amigos, nuevos rivales. El Gobierno de Nicaragua comunicó el domingo 26 de diciembre que todos los bienes que pertenecían a Taiwán, con quien rompió relaciones el 9 de diciembre, pasan “con absoluta e irrestricta propiedad de dominio” de China, como producto del establecimiento de relaciones con el gigante asiático.

El edificio donde se encontraba la sede diplomática de Taiwán, ubicado en una de las zonas con mayor valor comercial en Managua, había sido donado a la Iglesia católica después de la abrupta cancelación de las operaciones diplomáticas.

La Procuraduría General de la República de Nicaragua emitió un comunicado horas después de que la prensa local anunciara la donación de Taiwán de sus bienes a la Arquidiócesis de Managua.

“El reconocimiento de parte de un Estado, de la realidad de una sola China, como ocurrió en el caso de Nicaragua el 9 de diciembre de 2021, implica el inmediato registro de todos los bienes inmuebles, muebles, equipos y medios, a favor del Estado reconocido, la República Popular China, con absoluta e irrestricta propiedad de dominio”.

El Gobierno de Daniel Ortega mantiene una disputa con la Iglesia católica de Nicaragua tras el apoyo humanitario que brindó la institución a las víctimas de la represión gubernamental a las manifestaciones de 2018, que dejaron más de 300 muertos según organismos defensores de los derechos humanos. Ortega acusa a los religiosos de promover un supuesto “golpe de Estado” y apoyar a los grupos opositores.

“Toda donación material es bien recibida. Ahora es darle buen uso para el servicio de la gente”, había dicho Monseñor Carlos Avilés, vicario de la Arquidiócesis al diario La Prensa de Nicaragua, hora antes del anuncio gubernamental.

Pero Nicaragua no solo entregó los bienes de Taiwán en Managua a China, también amenazó al clero con llevarlos a los tribunales si se atreven a reclamar la donación. “Aquellas entidades que insistan en ilegítimos e ilegales reclamos, quedarán expuestas a los tribunales y acciones judiciales correspondientes”, sostuvo el gobierno.

“De acuerdo a nuestra legislación, no caben transacciones, traslados, o traspasos entre estas, supuestas donaciones, cuya intención solo evidencia la naturaleza ilegal y voraz de quienes pretenden, con maniobras y subterfugios, apropiarse de lo ajeno”, agregó la Procuraduría.

Taiwán denuncia la “ocupación ilegal” de su antigua embajada.

La isla reaccionó a las acciones de Managua en un comunicado tildándolo de “régimen dictatorial” y llamando “ocupación ilegal” la transferencia de sus antiguos bienes a China. “El Gobierno de Taiwán no puede aceptar y protesta enérgicamente por la ocupación ilegal de su propiedad y su transferencia ilegal a la República Popular China”, dice el comunicado de Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwán.

“Frente a la represión conjunta hacia la democrática Taiwán y la Iglesia católica, por parte del régimen dictatorial del presidente Ortega y el Gobierno totalitario de China, el Ministerio de Relaciones Exteriores reitera que Taiwán nunca ha sido parte de la República Popular China y que el régimen del Partido Comunista de China no tiene derecho a interferir en asuntos exteriores de Taiwán o heredar la propiedad estatal de Taiwán. El Ministerio de Asuntos Exteriores insta a la comunidad internacional a condenar conjuntamente tales acciones malévolas de los Gobiernos de Nicaragua y China, y solicita que todos los sectores ayuden a la Iglesia católica en Nicaragua a luchar por sus derechos, para que la propiedad de la antigua embajada pueda ser registrada y transferida a la Iglesia Católica en Nicaragua”, agrega el comunicado.

Taiwán le recordó a Managua el artículo 45 de la Convención de Viena sobre las relaciones diplomáticas y la obligación de los estados de proteger los bienes y archivos tras romper relaciones. “tras la terminación de las relaciones diplomáticas entre Taiwán y Nicaragua el 10 de diciembre de 2021, el gobierno nicaragüense está obligado a proteger las instalaciones de la Embajada” dice la nota.

Según Taiwán, “el gobierno nicaragüense violó la práctica internacional al exigir que todos los diplomáticos y el personal taiwanés fueran retirados de Nicaragua antes del 23 de diciembre”. La isla aseguró que “en estas difíciles circunstancias y con la extrema falta de tiempo, la Embajada de Taiwán, debidamente responsable del manejo de los bienes del gobierno de Taiwán en el extranjero, vendió simbólicamente sus locales de oficina a la Arquidiócesis Católica Romana de Managua con el fin de servir al interés público”.

Nicaragua rompió con Taiwán luego de 31 años de relaciones diplomáticas, tiempo en el que la isla se convirtió en uno de los donantes más activos del país centroamericano. Horas después del sorpresivo anuncio de la cancelación de relaciones con Taiwán, la televisión China mostraba a una delegación nicaragüense liderada por dos hijos de Daniel Ortega firmando nuevos acuerdos con China.

Tras romper relaciones, el Gobierno de Nicaragua nacionalizó al exembajador de Taiwán en Managua Chin Mu-Wu, junto con su esposa. La publicación en la Gaceta, diario oficial, argumentó la decisión en el aporte que dio el diplomático al desarrollo social, económico y educativo del país durante los catorce años que permaneció en Nicaragua.

Nicaragua mantuvo relaciones con China entre 1985 y 1990 durante el primer mandato de Daniel Ortega, quien según expertos, busca alinearse con China comunista y Rusia tras el aislamiento internacional y las sanciones impuestas por varios gobiernos y organismos internacionales que lo acusan de mantener en prisión a más de 160 disidentes, confiscar a varias ONG que criticaron su gestión y reelegirse en unas elecciones presidenciales sin observación internacional ni garantías.

Con EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente