Nicaragua condecora a policías por desarticular banda liderada por opositor

En la imagen un registro del director de la Policía Nacional de Nicaragua, Francisco Díaz. EFE/Jorge Torres

Managua, 3 dic (EFE).- La Policía de Nicaragua condecoró este martes a 35 oficiales de la Dirección de Operaciones Especiales Policiales (DOEP) por participar en la desarticulación de una presunta banda de delincuentes que lideraba un excombatiente sandinista y que fue identificado como opositor por los adversarios al Gobierno.

Los oficiales, del cuerpo élite policial, fueron condecorados con la medalla al valor "Subcomandante Juan Ramón Torres Espinoza" y también ascendidos en grados, durante una ceremonia presidida por el director de la Policía Nacional, Francisco Díaz.

Díaz, quien es consuegro del presidente del país, Daniel Ortega, y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, destacó "la entrega y el amor a la patria" de los 35 oficiales que recibieron la medalla cubriendo sus rostros con capuchas negras.

El jefe policial subrayó que esos agentes participaron en la desarticulación de la "peligrosa" banda de delincuentes conocida como "Chabelo", en la ciudad de Masaya (sureste), en la que murieron dos policías y tres civiles durante dos enfrentamientos armados.

El excombatiente sandinista José Isaías Ugarte López, alias "Chabelo" y quien falleció durante el tiroteo, era el líder de esa presunta banda, según la Policía.

No obstante, sus familiares y dirigentes opositores de Masaya, una ciudad ubicada a 28 kilómetros al sureste de Managua, afirman que "Chabelo" fue un excombatiente sandinista, que incluso hizo estudios en Cuba durante el primer Gobierno sandinista (1979-1990).

"Chabelo" se distanció del sandinismo después del 18 de abril de 2018 cuando estallaron las protestas contra el Gobierno de Ortega por una impopular reforma a la seguridad social, las cuales fueron reprimidas a la fuerza.

Es la primera vez que la Policía Nacional condecora a un número significativo de sus agentes especiales por desarticular una banda de delincuentes.

El Gobierno de Ortega, a través de un acuerdo presidencial, destacó que los 35 oficiales "contribuyeron de forma decidida con total entrega y abnegación a la protección de las personas, familias y comunidades nicaragüenses".

También que los oficiales de la DOEP, "en cumplimiento de su servicio, se han destacado con gran valor y heroicidad e intervenciones operativas especiales contra agrupaciones delincuenciales a riesgo de sus propias vidas e integridad física".

Dos policías y tres presuntos delincuentes murieron el fin de semana pasado en dos enfrentamientos entre civiles armados y agentes de la Policía en Masaya.

El primer tiroteo se dio cuando una patrulla fue atacada por civiles armados, con un saldo de un policía muerto y otros dos heridos.

El segundo choque ocurrió el domingo, cuando agentes de tráfico fueron tiroteados desde un vehículo y respondieron matando a los tres civiles agresores, según la versión policial.

Según la Policía, los civiles muertos pertenecen a una banda de delincuentes conocida como "Chabelo", que es la misma que atacó al primer grupo de oficiales.

Esos enfrentamientos se dan en el marco de la crisis sociopolítica que vive el país desde hace casi 20 meses.

Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 328 muertos desde abril de 2018, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 651 la cifra de víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 200 y denuncia un intento de golpe de Estado.