Un niño resbala de un telesilla y resiste colgado durante más de dos minutos

Liam Gratton es un chaval de 12 años que se ha convertido en el protagonista accidental de un vídeo en el que aparece colgado de un telesilla en la estación de esquí de Saskatchewan, en Canadá. Se trata de una secuencia de dos minutos en la que Gratton resiste agarrándose al elevador con los brazos hasta que llega a la cima de la montaña.

Así se puede apreciar en la grabación compartida en Instagram por un usuario llamado Aaron Arcand que, en el momento de los hechos, se encontraba en la silla de detrás y pudo capturar toda la escena con su teléfono móvil.

“Este chico se mantuvo firme hasta la cima. Doy gracias a Dios porque no sufrió ningún daño y logró aguantar todo el camino. Es un chico duro pero debe tener cuidado con los telesillas. Estaba sentado en el borde del asiento y miraba hacia abajo cuando se resbaló”, escribe Arcand en su publicación.

Tal y como se puede ver en la imagen, la barra de seguridad del remonte se encontraba subida, lo que pudo haber contribuido a que el pequeño se escurriera y acabara en esa difícil situación.

Precisamente, el niño explicó a la cadena de televisión canadiense CTV que el incidente su produjo tras un movimiento brusco del soporte de seguridad para que quedase correctamente ajustado. Este gesto lo desestabilizó y acabó escurriéndose.

Afortunadamente, tuvo los reflejos suficientes para agarrarse a una barra metálica del remonte a la que se sujetó con el brazo y con el codo, lo que evitó que cayera al piso desde una altura de unos 15 metros. También demostró tener una gran resistencia ya que consiguió mantenerse agarrado durante más de dos minutos hasta llegar al final del trayecto.

Una secuencia cargada de tensión que tuvo un final feliz pero que podría haberse convertido en una tragedia.