Sin niñas, las escuelas de secundaria y madrasas reabren en Afganistán

·5 min de lectura

El régimen Talibán anunció este viernes la reapertura de las escuelas de secundaria, pero evitó mencionar a las adolescentes por lo que solo acudirán los niños, echando por tierra dos décadas de avances en derechos para las mujeres y demostrando que sus alegatos de un Gobierno más inclusivo eran una fachada de cara al exterior.

Sin las niñas. Los pupitres de las escuelas de secundaria afganas volverán a coparse de alumnos de un solo género: el masculino, demostrando que el nuevo régimen Talibán, que hace poco más de un mes tomó el control de Afganistán, sigue operando bajo el mismo integrismo y contra las mujeres, como ya lo hizo hace más de veinte años.

De nada han servido sus eslóganes de cara al exterior alegando una mayor integración de las mujeres en la vida pública del país bajo su nuevo Ejecutivo, todavía en formación. Unas promesas que se diluyeron tan pronto como desapareció la presencia de tropas extranjeras del territorio.

"Cuando los talibanes asumieron el poder, pensamos que habían cambiado, pero lamentablemente no vemos cambios en las opiniones y actos de los talibanes", lamentó a la agencia EFE Dadras, exempleada del ministerio y activista por los derechos de las mujeres.

Una abrupta salida de las tropas estadounidenses después de más de 20 años de intervención militar que deja –una vez más– a la mitad de la población afgana: la femenina, silenciadas tras un burka negro, marginadas en la prisión de sus hogares, controladas por los fundamentalistas islámicos, desprovistas de todos sus derechos.

Sin adolescentes en las escuelas bajo el régimen talibán

Este viernes, los talibanes anunciaron la vuelta a las aulas y madrasas de los adolescentes afganos después de más de un mes de pausa. "Todos los profesores y estudiantes varones deben asistir a sus instituciones educativas", dice el comunicado, que no menciona a las adolescentes.

Según dijo a AP el gobernador talibán de Helmand, permitirán que las estudiantes de esa región asistan a sus estudios hasta las clases de sexto y séptimo grado "vistiendo la ropa islámica aceptada por la ley Sharia". El grupo talibán apuntó que no permitirán ni aceptarán "un sistema educativo creado por extranjeros", por lo que ignoran el derecho de las niñas a la educación superior.

Durante su último gobierno entre 1996 y 2001, los talibanes tenían prohibido a las niñas acudir a la escuela y trabajar. Si bien en muchas partes del país permiten la educación primaria de las menores, estas no podrán acceder a estudios más avanzados ni realizar trabajos fuera de casa, a excepción de las mujeres que trabajaban en el sector de la salud.

Desde Unicef, la agencia de la ONU para la infancia, celebraron la reapertura, pero dijeron estar "profundamente preocupados de que a muchas niñas no se les permita regresar en este momento. Las niñas no pueden ni deben quedarse atrás. Es fundamental que todas las niñas, incluidas las mayores, puedan reanudar su educación sin más retrasos. Para eso, necesitamos también que las maestras reanuden la docencia".

Según el organismo, antes de la pandemia y la toma talibán del país, más de 4 millones de menores no acudían a la escuela, el 60% eran niñas. Si bien en las últimas dos décadas las matrículas escolares de niñas y adolescentes aumentaron de un millón a casi 10 millones, la vuelta al régimen talibán supone un retroceso para el derecho a la educación de las afganas, una forma de truncarle los sueños a millones de mujeres.

Disolución del Ministerio para Asuntos de la Mujer

El grupo islamista también anunció este viernes la disolución del Ministerio para Asuntos de la Mujer, creado en 2001 y encargado de velar por los derechos de las mujeres afganas. En su lugar, han creado el Ministerio para la Propagación de la Virtud y la Prevención del Vicio, enmarcado en las normas islámicas que aplican extremamente los talibanes.

Pese al rechazo de los talibanes a dejar acceder a las empleadas del ministerio anterior a las oficinas, muchas mujeres siguen oponiendo resistencia al extremismo talibán, conscientes de que sus manifestaciones públicas contra los insurgentes pueden costarles la vida.

Algunas exempleadas se congregaron a las puertas del edificio del antiguo ministerio para criticar la decisión del grupo: "Decimos a una voz que no le damos nuestro ministerio a nadie. El fundamento del Ministerio de la Mujer se ha puesto para las mujeres desde el principio y este ministerio es para las mujeres. No se lo damos a nadie, así que por favor pongan atención a la situación de las mujeres en Afganistán".

Las trabajadoras exigen que se respete la voz de las mujeres afganas y su derecho al trabajo, pero las puertas están cerradas y custodiadas por la brutal policía talibán, que como se ha visto en las últimas semanas, no les tiembla la mano a la hora de castigar a las mujeres disidentes con golpes en la vía pública.

Manifestaciones de mujeres contra el régimen talibán en Afganistán

Pero las nuevas generaciones de mujeres afganas, que crecieron lejos de las imposiciones extremistas de los talibanes, se resisten a doblegarse y son constantes las manifestaciones, si bien no multitudinarias debido al miedo que desprenden los islamistas, de féminas en las calles de varias ciudades del país.

Las activistas feministas afganas en el exterior han manifestado la necesidad de no reconocer las "mentiras" del grupo, una fachada empañada de diplomacia, aprendida tras años de conversaciones para un acuerdo de paz con las potencias extranjeras y el depuesto Gobierno afgano.

"El nuevo Gobierno ha dicho públicamente que las mujeres tienen que estar en casas cerradas y tener hijos, no tienen presencia en el Gobierno, la mayoría de los talibanes son muy fundamentalistas y solo conocen la guerra y la violencia, no hay muchos cambios", respondía la activista Nadia Ghulam durante una entrevista con EFE en España.

Con AP, Reuters y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente