El 'New York Times' se fija (para bien) en una líder política española a dos días de las elecciones

Redacción ElHuffPost

El diario estadounidense The New York Times ha dedicado este viernes un artículo a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

El periódico destaca que sus rivales políticos presagiaron hacen cuatro años que sumiría a la ciudad en la quiebra, pero que ahora vuelve a ser la favorita para la victoria y ha reducido la deuda multimillonaria de la localidad a casi la mitad.  

El New York Times explica que a Carmena se le atribuye haber impuesto un estilo de gestión refrescante y sencillo en una administración que estaba acostumbrada justo a lo contrario. 

“Desde que se convirtió en alcaldesa, Carmena ha rechazado la pompa, incluso mientras ocupa uno de los edificios más imponentes de la ciudad, que su antecesor Alberto Ruiz-Gallardón compró y convirtió en el Ayuntamiento de Madrid con un coste de 500 millones de euros”, dice el periódico.

El New York Timesdice que Carmena optó por utilizar un espacio contiguo más pequeño y celebra que en los días que no tiene invitados lleve su almuerzo en un tupper. 

El diario explica también que Carmena ha molestado a algunos católicos porque no acudió a las procesiones de Semana Santa a pesar de que en febrero visitó al papa.

“Su administración también fue llevada a los tribunales por cambiar el nombre de varias calles de Madrid que habían honrado a personas vinculadas a la dictadura del general Francisco Franco”, se lee en el artículo.

El New York Times subraya que la lucha de Carmena contra el franquismo se remonta a su juventud, en la que militó en el entonces ilegal Partido Comunista. Y recuerda que sobrevivió por poco a un atentado perpetrado por militantes de extremaderecha en el que murieron cinco personas.  

“Después de haber prometido cumplir un solo mandato, llamó la atención por optar a su reelección y algunos dijeron que estaba actuando como una reina”, subraya el artículo, en el que se señala que su lucha contra el cambio climático la llevó a prohibir la entrada de coches...

Sigue leyendo en El HuffPost