Peti Roja: ha nacido un nuevo clásico navideño gracias a Netflix

·5 min de lectura

Poco a poco, Netflix se está afianzando como referente de la programación navideña en el mundo audiovisual. El servicio de streaming triunfa entre la audiencia con sus comedias románticas festivas, placeres culpables para muchos espectadores, pero si buceamos un poco más en su catálogo, descubriremos que, más allá de esos títulos populares, hay auténticas joyas dignas de reivindicar y con madera para perdurar en el tiempo.

La última en sumarse a la plataforma para cumplir este objetivo es Peti Roja (Robin Robin), cortometraje de animación stop-motion creado por los magos de Aardman (Wallace & Gromit), que llega dispuesto a conquistar a toda la familia con grandes dosis de ternura, humor y canciones originales, un precioso y detallista trabajo de artesanía pura que está llamado a ser un nuevo clásico navideño de Netflix.

'Peti Roja', el nuevo especial navideño de Aardman (cortesía de Netflix)
'Peti Roja', el nuevo especial navideño de Aardman (cortesía de Netflix)

En primer lugar, tenemos que hablar de las personas que están detrás de este especial de media hora, porque sus credenciales son garantía de calidad, en especial para los amantes de la animación. Como ya he mencionado, Peti Roja viene de la mano del Aardman Animation, estudio británico ganador de cuatro Óscar y nominado en diez ocasiones, creadores de los icónicos personajes Wallace & Gromit, además de La oveja Shaun, Creature Comforts, Cavernícola o Chicken Run: Evasión en la granja, entre otras.

En un panorama dominado por la animación digital, Aardman sigue apostando por el encanto del stop-motion, resistiendo en la retaguardia junto a otro estudio especializado en el mismo tipo de animación tradicional, Laika (El alucinante mundo de Norman, Kubo y las dos cuerdas mágicas). Ahora, con el respaldo de Netflix, que está demostrando ser una gran aliada para todo tipo de expresiones artísticas dentro de la animación, Aardman presenta su nuevo trabajo en formato breve. Una historia corta, sí, pero plenamente satisfactoria, que solo necesita 30 minutos para ablandar los corazones y embargar de espíritu navideño al espectador.

Peti Roja está escrito y dirigido por Dan Ojari y Michael Please, que se unen a Aardman para aportar algo diferente dentro del aclamado estudio. Se trata de un cuento musical con aire clásico y un toque moderno que cuenta la historia de Robin, una petirrojo que, tras caer su huevo por casualidad en un vertedero, es criada por una familia de ratones. A medida que se va haciendo mayor, las diferencias entre ella y su familia se van haciendo cada vez más evidentes, sobre todo cuando toca colarse en casas cercanas en busca de provisiones. Por eso, Robin decide organizar por su cuenta el robo del siglo para demostrar que puede ser una ratona, pero en su lugar, acabará descubriendo quién es en realidad.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de YouTube no disponible por tus preferencias de privacidad

Como una manta y una taza caliente en invierno, Peti Roja reconforta y aporta calidez. Visualmente, el especial es una delicia, con una ambientación muy rústica y acogedora, y unas creaciones que cambian la clásica plastilina de Aardman por adorables marionetas de fieltro, con texturas que recuerdan bastante a Fantástico Mr. Fox, de Wes Anderson. Las canciones originales son también una delicia, completamente entrañables e ingeniosas (Peti Roja es oficialmente el primer musical de Aardman).

Y por supuesto, las voces en versión redondean la propuesta, con la pequeña Bronte Carmichael (que ya tuvo su experiencia en el cine con otro Robin, Christopher Robin) interpretando a la protagonista, y dos de los grandes, Richard E. Grant (¿Podrás perdonarme algún día?, Loki) como la urraca que acompaña a Robin en su aventura y Gillian Anderson (The Crown, Sex Education) como su enemiga, una pérfida y peligrosa gata. Los dos fueron elegidos precisamente porque no son actores de musical y podían aportar un estilo distinto y llamativo a las canciones.

Salta a la vista que Peti Roja es un trabajo de amor en todos los sentidos, un cortometraje hecho con el corazón y esa atención al detalle que suele caracterizar al cine stop-motion. A pesar de su metraje reducido, el rodaje fue largo y muy arduo, con largos meses de preproducción y creación de los muñecos y escenarios y, en su recta final, una semana de trabajo por cada 10 segundos de animación, esfuerzo desempeñado por un equipo de aproximadamente 200 personas totalmente entregadas. Todo un despliegue para un cortometraje que, desde luego, mereció la pena.

Peti Roja tiene una atmósfera clásica que recuerda a aquellas películas de los 80 protagonizadas por ratones que tanto nos gustaban, como Fievel y el nuevo mundo o NIMH: El mundo secreto de la señora Brisby, y su mensaje la trae al siglo XXI, con una preciosa celebración de la diferencia y aceptación en familia, un tema desde luego muy navideño. Esa es su verdadera magia, una historia sencilla y efectiva que nos dice que aquello que lo que nos diferencia, aunque a veces pueda parecer un obstáculo, es lo que nos hace especiales, lo que nos hace más fuertes. Cualquiera que se haya sentido alguna vez el bicho raro de su familia, se sentirá especialmente identificado con ella.

Robin Robin - (c) 2021 Netflix Worldwide Entertainment, LLC.  All rights reserved
Robin Robin - (c) 2021 Netflix Worldwide Entertainment, LLC. All rights reserved

Peti Roja se suma a un catálogo navideño de Netflix que sigue creciendo cada año con nuevas propuestas, donde las comedias de usar y tirar como Un príncipe de Navidad o Cambio de princesa tienen su contrapunto en títulos familiares como Crónicas de Navidad, La Navidad mágica de los Jangle o la reciente (y también recomendable) incorporación El chico que salvó la Navidad, y esa otra gema de la animación que es la española Klaus.

A todas ellas se une ahora Peti Roja, y que el hecho de que sea un especial de media hora no eche para atrás a nadie a la hora de meterla en la lista de las mejores películas navideñas del streaming. Estamos ante una fábula para pequeños y mayores, divertida, dulce y sobre todo atemporal, que nos da justo lo que necesitamos en estas fiestas, y además lo hace con calidad, corazón y amor por el arte tradicional de la animación. Un auténtico regalo de Navidad.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente