Netanyahu valora prohibir la entrada de congresistas demócratas de EEUU que apoyan la BDS

EFE/ABIR SULTAN/Archivo

Jerusalén, 15 ago (EFE).- "Hay una posibilidad de que Israel no permita la visita en el formato actual propuesto" de Ilhan Omar y Rashida Tlaib, declaró hoy una fuente oficial israelí a Efe sobre la llegada de las congresistas demócratas estadounidenses que apoyan abiertamente el boicot al país.

Según esta fuente, que pidió mantener el anonimato, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, se reunió ayer con los ministros de Asuntos Exteriores, el de Seguridad Interna, el de Interior y el abogado general para tomar una decisión "de acuerdo a la ley israelí" de 2017, por la que se puede impedir la entrada a quienes respalden la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS).

Poco después de que Omar y Tlaib anunciaran en julio su intención de visitar Israel y los territorios palestinos, el embajador israelí en Washington, Ron Dermer, aseguró que no se negaría el ingreso a Israel a ningún miembro del Congreso, pese a su apoyo al boicot.

Omar, nacida en Somalia y representante por Minnesota, y Tlaib, hija de palestinos y congresista por Michigan, han cuestionado duramente a Israel e instado a empresas, artistas y universidades a boicotear al Estado judío.

El Canal 13 de noticias israelí informó esta semana de que el presidente Donald Trump habría pedido a Netanyahu reconsiderar la entrada de las congresistas con quienes -junto con la latina Alexandria Ocasio-Cortez y la afroamericana Ayanna Pressley- mantiene fuertes encontronazos.

Trump acusó en julio a las conocidas como "La brigada" (The squad) - Tlaib, Omar, Ocasio-Cortez y Pressley - de odiar a Estados Unidos e Israel, y les instó a regresar a los lugares de donde vinieron, pese a que tres de ellas nacieron en EE.UU.

La llegada de las dos representantes estadounidenses está prevista para este domingo y se espera que Tlaib se quede unos días más en Cisjordania, donde reside su abuela.

La ley israelí contra el boicot, aprobada en 2017, permite negar el ingreso a cualquier ciudadano extranjero que llame públicamente a boicotear a Israel.